La Tortuga de Bisagra, en riesgo de extinción en Cuatrociénegas

Febrero 23, 2018.- Además de perder una especie, se perdería a un «arquitecto» de Cuatrociénegas, debido a que diversos estudios apuntan que esta tortuga está relacionada con la creación de los canales en los humedales

Tras de vivir por varios millones de años en el Valle de Cuatrociénegas, la Tortuga de Bisagra o Terrapene Coahuila, en apenas unos cincuenta años y debido a la actividad humana ha reducido su población en casi 98 por ciento, de acuerdo con especialistas que advierten el riesgo de que se extinga esa especie paloendémica debido a la afectación de los humedales de la región por la extracción y conducción de agua para riego de cultivos como alfalfa.

A decir de Gamaliel Castañeda Gaytán, responsable del monitoreo de la Tortuga de Bisagra en el Área de Protección de Flora y Fauna Cuatrociénegas, dicha especie es única en el mundo, por lo que es endémica y emblemática del área de protección.

Para el investigador de la Universidad Juárez del Estado de Durango (UJED), además de perder una especie, se perdería a un «arquitecto» de Cuatrociénegas, debido a que diversos estudios apuntan que esta tortuga está relacionada con la creación de los canales en los humedales.

La importancia de monitorear el comportamiento de la tortuga tiene distintos objetivos, explicó. Uno de los más trascendentales es que a partir de los datos que arroje se puede conocer el estado de salud de los humedales.

«Si los registros apuntan aumentos de los individuos, se podría evaluar como positivo los trabajos de conservación en el valle; si estos disminuyen, sería una evidencia más de que la extracción no regulada de agua en Cuatrociénegas, terminará por acabar con la biodiversidad y el ecosistema por completo», indicó.

Cuatrocienegas 1

Sergio Rojas, editor de NosotrosMSR, examina una tortuga bisagra en Cuatrociénegas

Desde los 90 se registra descenso de avistamientos

Un documento de acceso público en la página de la Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas (Conanp) explica que se han realizado estudios de campo con Terrapene Coahuila, enfocados a registrar sus movimientos de dispersión, ámbito hogareño y estructura poblacional.

En el texto se indica que durante la década de los 90 se observó un descenso en los avistamientos de esta tortuga.

Explica que en estudios de captura y recaptura, se abarcaron dos tercios del hábitat con mayores probabilidades para la tortuga, en los cuales se marcaron y se obtuvo una tasa de recaptura del 50 al 80 por ciento.

De ahí que al realizar algunas ecuaciones matemáticas se obtuvo como resultado dos mil 500 animales adultos en la zona.

También se indica que hay estudios que demuestran la pérdida de hábitat acuático en los últimos 50 años, esta reducción significa la principal razón para catalogarla como una especie en peligro de extinción.

En 2002 investigadores de la Universidad de Texas en Austin localizaron las pozas donde un científico americano de apellido Brown trabajó en los años 60 y 70.

Para ese momento los resultados de su trabajo indicaban que la especie había desaparecido un 40 por ciento, aproximadamente, de su antigua extensión de ocurrencia; al mismo tiempo las zonas de humedales donde se reproducía, se habían vuelto menos aptas como consecuencia de la desecación.

Algunos de los resultados que obtuvo Gamaliel Castañeda como parte del monitoreo, ubican la densidad de la población de la tortuga de Bisagra en 3.2 individuos por hectárea.

Al compararlos con los resultados del investigador Brown, en 1968, quien registró 148 animales por hectárea, evidencia una disminución del 97.8% en 44 años.

Es importante señalar que los cuerpos de agua donde Brown realizó los estudios en 1968, han desaparecido del valle.

«En 40 años se ha erosionando mucho, eso es porque los cuerpos de agua que había hace 40 años, ahora son mucho más pequeños», refirió el investigador.

Por lo pronto, la Tortuga Terrapene Coahuila actúa como termómetro, debido a que se puede conocer la perdida de hábitat en los humedales, además de ser indispensable para que ambos (ecosistema y especie) sobrevivan.

«Es un asunto muy delicado porque la tortuga tiene una función ecológica muy importante, aparte de ser presa de especies, también es depredadora», subrayó.

Algunos autores relacionan a las tortugas como especies claves en el hábitat, pues de ellas dependen ciertos flujos de agua.

Zona protegida

Según información de la Conanp el Área de Protección de Flora y Fauna de Cuatrociénegas fue decretada el siete de noviembre de 1994, y se ubica en el centro del estado de Coahuila.

Es un valle plano, rodeado de montañas, con mayor número de endemismos en Norteamérica, además de que posee ecosistemas únicos en el mundo.

La tortuga de Cuatrociénegas o tortuga de bisagra (Terrapene Coahuila) únicamente habita en este lugar donde se limita a un reducido número de sitios con las características de hábitat apropiadas.

Dentro de esta área la especie sólo se reproduce en determinadas pozas poco profundas y vegetación asociada, varias de las cuales se han perdido por desecación y cambios en la vegetación. ♦

Fuente: Comisión Nacional de Áreas Naturales Protegidas

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: