Ariosto Otero, autor del mural «El Teutli»

Noviembre 21, 2017.- En la Biblioteca de Tecómitl, delegación Milpa Alta, se encuentra una de las magníficas obras del muralista realizada en 1988, donde quedó plasmado el rostro del profesor Quintil Villanueva Ramos

Por Manuel Garcés Jiménez | Nosotros, Núm. 88 | Enero de 2006

Quienes tenemos la suerte de conocer las obras del maestro muralista Ariosto Otero Reyes, valoramos su sencillez, profesionalismo, creatividad y, ante todo, el ser un incansable promotor de nuestra historia a través de sus múltiples obras realizadas en nuestro país y el extranjero. Al admirarlas, de inmediato nos compenetramos en una gama de imágenes relacionadas con acciones del pueblo que no deja desapercibida las diversas etapas de la historia que, de alguna manera, le han dado rostro propio a esta nación.

En sus diversas obras encontramos plasmadas diversas etapas de nuestro devenir histórico, empezando por nuestras raíces prehispánicas, la Colonia, los brotes de rebeldía como preámbulo a la Independencia y su consumación, el arrebato de los territorios por nuestro vecino país del norte, la restauración de la República, los más de 30 años de porfirismo, la Revolución (1910-1917), el movimiento cristero, el sexenio cardenista y los periodos presidenciales hasta el neoliberalismo foxiano.

Acerca del contenido de sus trabajos (El Heraldo de México, jueves dos de agosto de 2001), Ariosto Otero puntualizó: «Creo que el muralismo es un puente visual, una gran escenografía que le pertenece al pueblo. En éste puede residir y mantenerse la historia. El muralismo es la parte más generosa de las artes visuales, independientemente del cine que podría dar mucho más siendo maravilloso»; y agregó: «La obra monumental adquiere el compromiso directo y es el que mayor aporte da. Sin embargo, aunque yo haga 200 mil metros de muro, no quiere decir que haga muralismo; éste debe tener un compromiso humanista, social, político, arquitectónico y didáctico para que pueda sentirlo el pueblo».

El maestro Ariosto Otero forma parte de la quinta generación del muralismo mexicano, quien cumple 25 años dedicado en cuerpo y alma precisamente al muralismo, lo que le ha permitido acumular una vasta historia reconocida a nivel internacional. Con este sentido representa una nueva etapa de muralistas mexicanos, además de darle continuidad a la escuela del muralismo de los grandes maestros como José Clemente Orozco, Diego Rivera y David Alfaro Siqueiros.

Bajo el pincel de Ariosto, además de incorporar en sus trabajos los elementos de la vida cotidiana, de inmediato se admira la estética, la armonía, lo arquitectónico y lo didáctico. Es un trabajo de arte contemporáneo, «es una manifestación que no sólo alimenta a los pueblos, hereda imágenes y crea conciencia política», señala.

En la Biblioteca Regional Profesor Quintil Villanueva Ramos de Tecómitl, delegación Milpa Alta, se encuentra una de las magníficas obras del maestro Otero titulada «El Teutli», realizada en 1988, en donde aparece el rostro del referido profesor como tributo a su incansable lucha por la educación para todos los niños y jóvenes de la región del sureste del Distrito Federal.

Al respecto, Otero señala que dicho mural «no es uno más en el panorama artístico de México, es la representación de la lucha de una comunidad por su cultura. Aquí en las faldas del volcán Teutli la educación es un ejemplo. Aquí entre el pasado y el presente crece un pueblo». Y añade: «Entre cananas, lágrimas y adelitas la Patria como una película ve crecer a los hombres del mañana. Los ejércitos libertadores de Zapata surcaron estas tierras del México de hoy. Junto al Teutli, Quintil Villanueva Ramos con los mejores hombres de la comunidad construyó el futuro educativo de Tecómitl. Aquí Lázaro Cárdenas dio ejemplo de amor al pueblo mexicano. Aquí los hombres con sus manos como garfios, separaron las duras rocas; fueron los pies descalzos los que trituraron la piedra y reafirmaron la tierra para dejar expedito el camino».

«Aquí en Tzalantzin, entre milpas y nopales crecen escuelas, bibliotecas, vocacionales y centros educativos, aquí se cambian los vicios por la cultura. Aquí en Milpa Alta, entre el pasado y el presente, entre cananas y libros, entre cielo y tierra, entre milpas y nopales, entre peones y lágrimas crece la libertad, aquí se forma entre sus jóvenes el futuro de la Patria».

Ariosto Otero estudió en la Escuela Superior de Bellas Artes de San Fernando, en Madrid, España, y ha realizado gran número de estudios de postgrado en la Escuela de Artes Plásticas de San Carlos de la UNAM. Actualmente preside la Unión Latinoamericana de Creadores de Arte Monumental, AC.

En 1994, junto con un grupo de Muralistas Mexicanos, fundó la organización Creadores de Arte Público de México, que tiene como objetivo brindar protección y fomentar el desarrollo del muralismo de nuestro país.

Más tarde, en 1998 nace la Unión Latinoamericana de Muralistas y Creadores de Arte Monumental, agrupación en la que actualmente participan integrantes de Argentina, Bolivia, Paraguay, Cuba, Brasil y Colombia, con el objetivo de promover la realización de murales bajo la consigna de fomentar el «constante rescate de la memoria y de la identidad cultural de los pueblos».

Las obras de Ariosto Otero las encontramos en diversas partes de nuestro país, incluyendo delegaciones políticas como la Magdalena Contreras y Milpa Alta, así como en el estado de México. Pero, además, el maestro se ha dado a la tarea de unir criterios y técnicas por la identidad de América Latina tanto en Argentina, Colombia y Paraguay, donde sus obras estrechan aún más los lazos de hermandad entre esos países. En sus últimas obras ha hecho el rescate de una técnica etrusca y maya que implica el trabajo de esgrafiado con el estuco.

Otras de sus obras las encontramos en los murales denominados: «Historias vigentes de la Patria» y el «Libro de las historias de mi pueblo», de 172 y 156 metros cuadrados, respectivamente, que se encuentran en los Palacios Municipales de Amecameca y Coacalco.

Asimismo, en el Salón Revolución de la Secretaría de Gobernación; en la Fábrica de Hilos Cadena, hoy Mercado Plaza 2000; en las instalaciones del Sindicato Nacional de los Trabajadores de Gobernación (Tolsá 48) encontramos en el cubo de las escaleras un mural de 160 metros cuadrados bautizado por su creador como «De Cananea a la Globalización». Dicho mural de alguna manera honra a los luchadores sociales que sentaron las bases del actual sindicalismo, donde observamos los diversos aspectos de la vida de nuestro país, en donde destacan los próceres que encabezaron la lucha de clases con Ricardo Flores Magón, Luis N. Morones, Vicente Lombardo Toledano y la primera mujer que dirigió un sindicato, Taís García.

En la delegación Magdalena Contreras ha realizado un total de 17 murales, de los que sobresalen el de la antigua estación de ferrocarril, «El viaje del siglo veinte», de 230 metros cuadrados, donde obviamente el tema central es un antiguo ferrocarril con escenas de la Revolución Mexicana, de donde el artista deja presente el pensamiento contemporáneo de nuestro país a través de los personajes de la vida de la farándula y la política.

A partir de 1998 Ariosto ha visitado La Plata, en Buenos Aires, Argentina, donde pintó «Los Mitos» (en mayo del año en curso fue declarado esta pintura como Patrimonio Nacional), donde hasta el momento ha pintado un total de siete murales.

En Colombia se encuentra el mural «Fábrica de vida», de 162 metros cuadrados, declarado también como patrimonio nacional de Colombia, ubicado en los muros de la Fundación Clínica Shaio, institución especializada en cardiología de Santa Fe de Bogotá. «La obra simboliza el humanismo, el trabajo por la vida de los demás y el servicio al prójimo».

Las obras de Ariosto Otero son una muestra de arte con un alto contenido de historia, vida social y lucha de clases, que al ser admirados por la gente el mural, como si caminara visualmente, va a encontrarse con sus admiradores. «Tienen la facultad de remover nuestra visión del mundo. Su misión consiste en explicar que las cosas son distintas y diversas según el punto de vista del observador, pero que en esencia son la misma y única cosa». ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: