Culto funerario en Baja California Sur

Noviembre 2, 2017.- Antiguos sudcalifornianos pensaban que el cuerpo se quedaba en estado latente por lo que daban tiempo para hacer la manipulación y liberarlo

Publicado en Nosotros, Núm. 86 | Noviembre de 2005

La península de Baja California Sur ha dejado de ser uno de los sitios menos estudiados arqueológicamente, debido a que desde 1991 investigadores del INAH han realizado excavaciones a fin de determinar las costumbres funerarias de los antiguos habitantes del norte del país.

Al dar a conocer en Tecate, Baja California, los últimos descubrimientos en la zona, el antropólogo Alfonso Rosales informó de 16 entierros masculinos y femeninos localizados en Ensenada de Muertos, sitio arqueológico conchero donde predominó la recolección de moluscos y que, al igual que en El Conchalito, presentan la técnica funeraria de «doble inhumación y seccionamiento» que, haciendo una analogía con éste, podría tener una antigüedad de seis mil años.

Al decir del investigador, esa región de la península ha sido poco estudiada, entre otras cosas, porque el material arqueológico que se localiza en la playa, bajo la arena, es difícil de excavar.

Por ello fue que desde el año 1991 el equipo de arqueología de Baja California Sur puso en práctica una técnica de excavación en Cabo San Lucas, la cual consiste en hacer una perforación en forma de pirámide invertida, mediante la utilización de madera, para controlar y evitar que se desplome la arena.

En Ensenada de Muertos este tipo de excavación permitió recuperar material de diferentes etapas que van desde la época de contacto hasta los seis mil años de antigüedad.

Los 16 entierros recuperados en la temporada de trabajo realizada entre los meses de marzo y julio de 2003, corroboran la percepción sobre el culto a los muertos en el norte de México, la doble inhumación y el seccionamiento del cuerpo en putrefacción.

En el seccionamiento, a diferencia del desmembramiento reportado en Mesoamérica, Teotihuacán y la zona maya y mexica, no se utilizaban herramientas como navajillas de obsidiana o hachas de piedra para cortar o desprender los brazos y piernas del cadáver.

Como resultado de los análisis físicos y biológicos, añadió Rosales, se determinó que los esqueletos fueron enterrados dos veces: primero se colocaba el cadáver dentro de una fosa y, seis meses después, se desenterraba para ser seccionado por un hechicero del grupo.

Con la manipulación del cuerpo se separaban las regiones corporales, «con la creencia de que el espíritu del difunto se encontraba encerrado en el cuerpo y de esta manera se liberaba; entonces el cuerpo moría de verdad y el espíritu se iba al sitio donde habitaban sus ancestros».

Realizar esta práctica en plena etapa de putrefacción, «lleno de gusanos y olores repulsivos», solamente corresponde a una intencionalidad sustentada por una ideología religiosa sobresaliente, señaló el antropólogo físico.

Hasta el momento, dijo, no se han encontrado reportes de este tipo de costumbres funerarias en otras partes de América, África o Europa. Las interpretaciones indican que fueron poblaciones que tenían un gran culto a los muertos y sus antepasados.

«El concepto de muerte es diferente para nosotros, cuando el cuerpo deja de funcionar muere. Sin embargo, los antiguos sudcalifornianos pensaban que el cuerpo se quedaba en un estado latente y había que esperar determinado tiempo para hacer la manipulación y liberarlo para que acudiera al encuentro con los antepasados», dijo.

«Las culturas seminómadas del norte de México han sido denominadas tribus salvajes por ignorancia, cuando en realidad los californios poseían una cultura abundante. Una muestra de ello es que en su cosmogonía existen elementos bien identificados, como el hecho de liberar el alma del cuerpo al morir», explicó.

Actualmente, se están corroborando los fechamientos de estos entierros que podrían alcanzar los seis mil años. Asimismo, se han encontrado evidencias que posiblemente dirijan las investigaciones a prácticas de canibalismo entre los pobladores de entonces, mencionó Alfonso Rosales. ◊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: