Evidencias de canibalismo en sacrificios mestizos

Octubre 18, 2017.- Ingestión ritual, decapitación, desmembramiento y cocción de los prisioneros de la caravana que fueron sacrificados y seleccionados de acuerdo a los rituales y a las manifestaciones míticas que se querían representar

Publicado en Nosotros, Núm. 86 | Noviembre de 2005

En junio de 1521, en el sitio conocido como Zultepec Tecoaque, hubo sacrificios humanos. Las víctimas fueron los integrantes de una caravana en la que iban españoles, mulatos y tlaxcaltecas, al menos así lo revelan las investigaciones que realizan desde 1990 en la región de Calpulalpan, Tlaxcala, especialistas del Instituto Nacional de Antropología e Historia.

Al decir del arqueólogo Enrique Martínez Vargas, hasta el momento han sido recuperados aproximadamente 200 entierros, en los cuales se ha detectado gran diversidad de sacrificios perpetrados por los aztecas, los cuales eran ofrecidos a diferentes deidades.

Zultepec, localizado al norte de Tlaxcala, cercano al señorío de Texcoco, fue un asentamiento con poder económico en la región hasta antes de la llegada de los españoles, toda vez que controlaba la producción de pulque en el área. Sin embargo, no se consideraba una sociedad militar capaz de realizar sacrificios.

Muy cerca, a ocho kilómetros del lugar, se asentaba una guarnición mexica que probablemente durante la matanza de indígenas realizada por Pedro de Alvarado, emigró hacia Zultepec y fue allí donde interceptó a una de las dos caravanas que Hernán Cortés envió hacia Tenochtitlan. La captura se realizó, aproximadamente, a finales de junio y principios de julio de 1521.

El grupo de emisarios estaba integrado por soldados, hombres, mujeres, niños y ancianos españoles, mulatos y tlaxcaltecas; la mayoría padecía alguna enfermedad. Además, se hacían acompañar de animales de origen europeo como perros, borregos, cerdos y cargas con provisiones y objetos personales.

«Política y militarmente esta hazaña representó un gran bastión para los aztecas, ya que al capturar a los enemigos y sacrificarlos, demostró a los españoles conquistadores que existía poder y rituales míticos en la sociedad mesoamericana», explicó el arqueólogo.

De julio de 1520 a enero de 1521, todos los prisioneros de la caravana fueron sacrificados y seleccionados de acuerdo a los rituales y a las manifestaciones míticas que se querían representar. Dependiendo de a qué deidad se ofrecerían fueron elegidos; por ejemplo, las mujeres embarazadas se ofrendaban a la diosa Cihuateteotl. Lo mismo sucedía con niños, guerreros españoles y cargadores indígenas.

Pese a que no han sido analizados todos los restos óseos encontrados, existen evidencias de canibalismo, ingestión ritual, decapitación, desmembramiento y cocción, entre otros.

Se han encontrado entierros en donde hay hasta siete individuos juntos, y determinar con precisión cada uno de sus rituales lleva mucho tiempo, pues son analizados e integrados los elementos científicos, históricos, y arqueológicos.

El trabajo de excavación ya concluyó y muy pronto se realizará el análisis del mismo.

Caballos, borregos y cerdos sacrificados

Los arqueólogos también han encontrado restos óseos de animales sacrificados de origen europeo, como caballos, vacas, perros, gallinas, cerdos y borregos, actividad inusual entre las prácticas mesoamericanas.

Investigadores de la UNAM determinarán, a través de mitos, qué es lo que hacen ahí los animales y por qué y a quién decidieron sacrificar. «Se conocen los cultos realizados con animales mesoamericanos, pero no los de europeos», dijo Martínez Vargas.

«Llama la atención la presencia de mujeres españolas mayores de 60 años que probablemente fueron sacrificadas en los rituales en honor a Totzin, la madre de todos los dioses».

Entre los objetos recuperados se encuentra un tzompantli mestizo (que se exhibe en el Museo Nacional de Historia del Castillo de Chapultepec), integrado por 12 de los 14 cráneos con los que contaba la pieza original; y que corresponden a una mulata, un tlaxcalteca y a europeos. También se exhiben las vasijas Mayahuel (diosa del pulque) que representa a la planta del maguey, son las únicas que se tienen, pues no existen ejemplares ni siquiera en Tenochtitlan. ◊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: