Los aviones caídos sobre el bosque de Cuauhtenco

Octubre 7, 2017.- Aun cuando en la mayoría de los percances no aparecen fechas ni pormenores de los mismos, el autor recoge para la posteridad lo que la memoria colectiva debe tener presente sobre esos hechos

Por Eugenio Raúl Ramírez Retana* | Nosotros Núm. 104 | Julio de 2007

El pueblo de San Salvador Cuauhtenco [1] en la delegación Milpa Alta, se localiza al poniente de la cabecera delegacional y es vecino de Xochimilco. Se encuentra entre los volcanes el Teoco [2] y Cuauhtzin [3], lugar de considerable cultura donde los vientos que provienen del norte golpean con fuerza durante los meses de invierno, y vienen acompañados de gélidos fríos ocasionando que en los hogares del poblado el calor humano de las familias se perciba de inmediato.

En el sentido geográfico Cuauhtenco se encuentra en una enorme serranía, situada al sur del Valle de México, que constituye las alturas mayores del Distrito Federal (tres mil metros de altura en promedio), región de espesos bosques de coníferas, formadas por un gran número de cerros, y de ellos los más importantes son el Ajusco, Xitle, Mexontépetl, Pelado, Oyamelo, Tuxtepec, Tepeyahualco, Chichinautzin, Tulmiac, Quimiztepec, Tilcoayo, Zacayuca, Teutli y el Cuauhtzin.

El bosque comunal cercano al poblado es un lugar donde han ocurrido cuatro accidentes aéreos, los cuales han dejado huella no muy grata que digamos entre quienes los recuerdan.

Las aeronaves en picada en la delegación Milpa Alta son tema que ya fie analizado en el Consejo de la Crónica local, como resultado de una pregunta que llegó a la página electrónica acerca de cuántos aviones han caído en suelo milpaltense. Por ello, me sentí motivado para hacer un recuento con las personas que en su correspondiente momento fueron testigos de la caída de esos aparatos solamente en Cuauhtenco.

El primer accidente ocurrió en el mes de septiembre de 1944, cuando un avión grande cayó en el volcán del Cuauhtzin. En ese entonces estaba como subdelegado el señor Abraham Lozada, quien de inmediato dio parte a las autoridades correspondientes. Situación que inquietó a la población porque vio los restos de la aeronave en lo más profundo del cráter.

Años después fue una avioneta que se desplomó en el paraje conocido como Tlacozohuiloya, donde lamentablemente fallecieron sus dos ocupantes; el piloto era una persona de edad avanzada y su acompañante un joven.

Quienes recuerdan este hecho les viene a la memoria que el piloto quedó totalmente carbonizado, por lo que hace suponer que antes de que cayera la nave ésta ya se venía incendiando. En ese año estaba en funciones como subdelegado del pueblo Prisciliano Calzada.

El tercer accidente ocurrió en el paraje conocido como Texococlixpa, que se encuentra a kilómetro y medio aproximadamente del centro del pueblo donde se estrelló otra avioneta, la cual se incendió de inmediato.

Quien lo explica con detalle es el hijo de la señora Guadalupe Retana Molina, que se encontraba a prudente distancia en labores agrícolas, por lo que dio aviso a la autoridad local. Entonces el subdelegado Melquiades Galindo se hizo acompañar de un grupo de vecinos encontrándose con una escena poco común, la avioneta aún seguía quemándose con tres cuerpo carbonizados esparcidos en el suelo. Eran dos desafortunados varones, pero al mover el fuselaje encontraron a una mujer con la pierna quemada. Fueron escenas que conmovieron a los curiosos que presenciaron el accidente.

El cuarto caso ocurrió en el paraje Temalacatl, que se encuentra al lado noroeste del cerro Cuauhtzin. Los restos de esta aeronave fueron vistos por el señor Irineo Rojas, quien de inmediato dio aviso a la autoridad local, por lo que rápidamente Melquiades Galindo se trasladó al lugar acompañado de los señores Martín Retana y Noé Calzada, entre otros, encontrando un avión pequeño. Se dio aviso al Ministerio Público de Milpa Alta, pero debido a la apatía que caracteriza a estos servidores públicos, pues no subieron ese mismo día, sino hasta el siguiente, pese a la insistencia del subdelegado.

Poco tiempo después nos enteramos que esta avioneta ya tenía varios días de reportada como desaparecida con cinco personas, mismas que murieron instantáneamente al desplomarse al desplomarse sobre los enormes árboles del frondoso bosque. Se supo que los pasajeros de esta aeronave fueron un diputado del estado de México de apellido Roa, a quien acompañaban sus tres hijas y esposa, y provenían del estado de Oaxaca.

La crónica de aviones y avionetas que se ha precipitado sobre el suelo de San Salvador Cuauhtenco es sólo una modesta reseña de nuestro quehacer como cronista. Lo que en su momento fue noticia, con el paso de los años se olvida si no se escribe.

Como colofón al tema recordamos que en el año de 1947 [4] el joven Constancio Salazar Téllez, nativo de San Pablo Oztotepec (vecino de Cuauhtenco), al sobrevolar el pueblo en una frágil avioneta con el fin de demostrarle a su novia la pericia adquirida como piloto fumigador , chocó en un descuido contra las ramas de los frondosos alcanfores de la iglesia de Chalmita, estrellándose en el paraje contiguo llamado Huahtitla, propiedad del señor Juan Rentería Díaz. A partir de esta tragedia el predio Huahtitla fue conocido por los vecinos como el «parque aviación» [5].

_____

* Integrante del Consejo de la Crónica de Milpa Alta, nativo de San Salvador Cuauhtenco.

_____

Citas:

  1. Viene de co, locativo «en»; ten, de tentli, orilla, y cuahui, viene de cuahuitli, bosque. Lo que vendría a significar «en la orilla del bosque». El glifo cuahuitl, es un árbol estilizado de tronco marrón y copa verde.
  2. La palabra correcta es teocan, de can, lugar, y teo, dios sagrado. Vendría a significar «lugar sagrado».
  3. El cerro «Cuauhtzin» viene de la palabra «cuauhtzintepec»; de cuauhtzin, águila real, y tepetl, cerro; por consiguiente retomamos simplemente como se le conoce: «Cuauhtzin», águila real. Descripciones de la lengua náhuatl proporcionadas por el cronista de Cuauhtenco profesor Adán Caldiño Paz.
  4. Como no aparece la fecha recurrimos al cronista Gilberto Lozada, así como a Pascual Gallegos, quienes nos proporcionaron el año cuando acaeció el infortunio.
  5. Estos datos fueron proporcionados por el profesor Aarón Dentaría, nativo de Oztotepec.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: