La Fiesta de Octubre de Tlaltenco

Septiembre 30, 2017.- Tlaltenco tiene una gran riqueza histórica y cultural, y su gente, hospitalaria y festiva, ha sabido conservar las tradiciones heredadas de sus antepasados, como la celebración de la Fiesta de Octubre

Por Silvestre Leyte López | Nosotros, Núm. 8 | Septiembre de 1977

San Francisco Tlaltenco es uno de los siete pueblos de origen prehispánico que conforman la delegación Tláhuac. Su nombre original se deriva de los vocablos tlalli, tierra; tentli, orilla, y co, en, por lo que su significado literal es en la orilla de la tierra, acepción que hace referencia a su fundación, alrededor de 1430, cuando un grupo de origen chichimeca se asentó en la ladera sur de la Sierra de Santa Catarina, hasta donde llegaban las aguas del gran Lago de Chalco-Xochimilco.

Sus primeros pobladores se dedicaron lo mismo a la caza en las estribaciones de la serranía que a la pesca en las aguas del lago, eran buenos guerreros, pero para ellos como para el resto de los pueblos de la zona, esa actividad estaba más bien relacionada más bien con sus concepciones religiosas.

Asentado «en la orilla de la tierra», Tlaltenco fue uno de los extremos a donde llegaba el albarradón que dividía las aguas del Lago Chalco-Xochimilco, el cual (el albarradón) fue mandado a construir por el tlatoani Cuitlahuac, con el fin de evitar que las aguas de esta parte del Valle de México, que tenía mayor nivel, inundaran la gran Tenochtitlan. El otro extremo de la represa estaba en lo que actualmente es Tulyehualco, en la delegación Xochimilco.

Con la llegada de los misioneros franciscanos a Tlaltenco, el pueblo quedó desde entonces bajo la advocación de San Francisco de Asís, a quien en el siglo XVI se le construyó su primera capilla, que como las demás de la época eran bastante rústicas. Comienza así la veneración y fiesta que tiene lugar cada cuatro de octubre en honor al Santo de Asís.

IMG_9287

Portada de la revista número 8

La fiesta del día 4

Como el resto de los pueblos de la zona, San Francisco Tlaltenco tiene una gran riqueza histórica y cultural, y su gente, hospitalaria y festiva, ha sabido conservar las tradiciones heredadas de sus antepasados, como la celebración de la Fiesta de Octubre, a la que coloquialmente llaman «la fiesta del día 4», y que es una de las más alegres, coloridas y concurridas de la región.

Este festejo que comprende hasta 10 días es una muestra de nuestra cultura mestiza, pues en ella se mezclan de manera evidente y sincronizada la cultura autóctona de la población con las expresiones que les fueron impuestas por los españoles, y cuya máxima expresión es la veneración al Santo de Asís, con sus procesiones por las calles del pueblo y las vistosas “quemas de castillos y toritos”, entre otras expresiones en las que se combinan alegría y fervor.

De acuerdo a la trascendencia que en nuestra cultura tienen este tipo de expresiones, desde días antes en el poblado comienza a percibirse cierto ambiente preparatorio de la celebración. La gente mayor comienza a comentar la llegada, una vez más, «del día 4», y se acelera la recaudación de los fondos voluntarios de los habitantes, a través de distintas organizaciones, como la Flor de Octubre, San Francisco, San Francisco 4 de Octubre, Nereidas y las comparsas del carnaval, entre otras.

Todas ellas colaboran en diversos aspectos al mayor lucimiento de la festividad, ya sea participando en el festival artístico cultural que año tras año se presenta en la Plaza Centenario del pueblo, aportando cohetones, «castillos», «toritos», flores para la parroquia, o bien, organizando «callejoneadas», desfiles, jaripeos, competencias deportivas y conciertos musicales, por mencionar algunas de las actividades que comprende «la fiesta del día 4».

En la orilla de la tierra

Exacto el significado de Tlaltenco en verdad, pues el pueblo se asienta precisamente al final de las laderas de los cerros Guadalupe, Recuatzi y Tetecón, cuyo promedio de altitud supera los 2,500 metros sobre el nivel del mar. La imagen del pueblo resguardado por las cimas de los cerros es característica de San Francisco Tlaltenco.

Y mereció ese nombre porque como hasta la fecha lo podemos constatar, los cuatro calpullis originales que conformaban los pueblos prehispánicos estaban sobre tierra firme, en el terreno rocoso propio de la Sierra. Como podemos comprobar, la parte original del pueblo tiene este tipo de suelo, en tanto que la mayoría de las colonias que se comenzaron a formar a partir de los años 50 se asientan sobre terrenos arcillosos, que al secarse las aguas del lago se convirtieron en llanuras cenagosas cubiertas de pastizales.

La Parroquia de San Francisco de Asís

La construcción original de la Parroquia de San Francisco de Asís, en cuyo atrio y plaza que la rodea se desarrolla primordialmente el multicitado festejo, se llevó a cabo en el siglo XVI.

De acuerdo a información proporcionada por el Instituto Nacional de Antropología e Historia (INAH), el inmueble sufrió transformaciones en los siglos XVII y XVIII y alteraciones en los siglos XIX y XX. Empero, la edificación se conserva en buen estado.

Durante la Revolución fue ocupada por las tropas zapatistas y carrancistas como campamento de paso; de 1919 a 1921 fue escuela de monjas, y de 1925 a 1929 permaneció cerrada, año en que fue reabierta otra vez al culto. El 13 de agosto de 1933 fue declarada monumento.

Sus muros, de 110 centímetros de ancho, son de piedra tezontle, recubiertos de piedra, su fachada principal, elaborada con los mismos materiales, está recubierta con aplanados de cal-arena, y la forma de su cubierta es abovedada, rematada por una cúpula.

En su interior, su retablo mayor de cuatro metros de ancho, está tallado en madera dorado. Su autor, que lo trabajó en el siglo XVIII, es anónimo. La imagen de San Francisco de Asís que está al centro es una talla de madera y estofado que mide 1.10 metros de altura por 50 centímetros de ancho, y su autor también es anónimo.

Cabe destacar que en la casa cural anexa a la parroquia existen otras esculturas, pinturas de caballete y objetos sacros de valor que, sin embargo, presentan deterioro por lo que es necesaria su restauración, para que, idealmente, fueran conocidas de manera general por la población.

Otros puntos de interés

San Francisco Tlaltenco es, por su extensión y población, de poco más de 40 mil habitantes, incluyendo los de sus colonias. Es el pueblo más grande de Tláhuac. Pero es también uno de los de mayor sabor tradicional, en el que han sabido combinarse la forma de vida heredadas de sus ancestros con los beneficios de la vida moderna, el progreso y la cultura.

Con sus calles amplias y bien trazadas, sus casas de muros blancos, guardapolvos ocre y techos de teja (aunque algunas del centro del pueblo ya perdieron esos colores), invita a conocerlo más detenidamente. Cada una de esas casas, de esos sitios, tiene una historia que contar al propio lugareño o al visitante, como lo pueden comprobar al leer el casi centenar de placas que por iniciativa particular del señor Jorge López Martínez, han sido rotuladas en las paredes.

En cada una de ellas se da la entrada a una historia que a uno le gustaría conocer más a fondo, con detalles. Basta saber que Tlaltenco tiene historia, cultura y futuro.

Y también tiene otros sitios de interés que visitar: el famoso «Arco» o «Puerta» (cuya fotografía fue publicada en la portada del número 2 de Nosotros en el mes de marzo), la Capilla de Mazatepec, el Calvario, el centenario fresno, todos estos y otros sitios, el pueblo entero en sí mismo y más en día de fiesta, en «la fiesta del día 4», Tlaltenco lo espera para que, con respeto y seguridad, disfrutemos de sus tradiciones. ◊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

w

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: