La Charrería, tradición que se mantiene viva en Tláhuac

Septiembre 15, 2017.- «Es una tradición que enriquece a la cultura y que en Tláhuac hemos preservado e impulsado, sobre todo a través de las festividades que tienen lugar anualmente en la comunidad»: Alejandro Durán

En la delegación Tláhuac, Alejandro Durán Raña, presidente de la Asociación de Charros de esa demarcación, se congratuló porque el arte de la Charrería se convirtiera formalmente en la octava manifestación cultural de nuestro país en ser inscrita por la Organización de las Naciones Unidas para la Educación, la Ciencia y la Cultura (Unesco) como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

La medida, anunciada por dicho organismo hace menos de un año, permite la continuación de esa gran tradición que identifica mundialmente a los mexicanos, señaló. «Es una tradición que enriquece a la cultura y que en Tláhuac, con lo correspondiente a nuestras manifestaciones culturales, hemos preservado e impulsado, sobre todo a través de las festividades que tienen lugar anualmente en la comunidad», indicó.

«Nuestra Asociación de Charros, cuya sede formal es el lienzo charro El Herradero, en la Colonia San José, es una de las 120 asociaciones de charros que oficialmente están registradas en el país, en la que continuamos esta gran tradición a fin de mantenerla viva y como referente de nuestra identidad nacional», comentó el empresario filántropo.

«Como bien recordamos, esta tradición ecuestre en México ya había sido declarada Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad por la Unesco el primero de diciembre de 2016, pero con la entrega del correspondiente certificado y las copias facsimilares de la declaratoria a quienes son los custodios de esta tradición mexicana, se da forma a este esfuerzo de consolidación de nuestra identidad, justo la víspera en que los mexicanos celebramos el Grito de la Independencia», expresó a la revista electrónica Nosotros

Charrería, patrimonio que enorgullece

La Charrería junto con las fiestas dedicadas a los muertos, los lugares de memorias y tradiciones vivas otomí y chichimeca en Colimán, la Peña de Bernal, la ceremonia ritual de voladores, la cocina tradicional mexicana, La Pirekua, canto tradicional purépecha; los Parachicos en la fiesta tradicional de Chiapa de Corzo y el mariachi, son parte del patrimonio que nos enorgullece y que nos coloca en el primer lugar en América en bienes inscritos como patrimonio y el séptimo a nivel mundial, aseguró por su parte Jorge Gutiérrez Vázquez, subsecretario de Diversidad Cultural y Fomento a la Lectura.

Dijo que para la protección de La Charrería, que junto con otras expresiones conforman el rostro y la identidad de México, se trabaja en la instalación de la Comisión de Patrimonio Cultural Inmaterial cuya misión será la identificación, registro, reconocimiento, difusión, valoración y salvaguarda del patrimonio intangible de México.

«La Charrería, practicada en México y fuera de nuestras fronteras, fomenta valores de solidaridad, igualdad y equidad. Es una fiesta de color y de destreza que se encuentra también en el arte mexicano, en la canción popular, en las imágenes de nuestro cine, en la fiesta y en la serenata y en el amor y la celebración comunitaria», agregó.

El certificado de dicha distinción fue entregado ayer en el Museo Nacional de Antropología, en una ceremonia en la que estuvo presente Arturo Jiménez Mangas, presidente de la Asociación de Charros de México.

Durante la ceremonia fueron entregadas copias facsimilares de la declaratoria de la Unesco a Pedro Rocha, de la Sociedad Americana de Charrería; Pedro Martínez, de la Asociación de Charros de Jalisco; José Luis Díaz Pérez, de la Asociación de Charros de la Cuenca del Papaloapan; José de Jesús Salazar, de la Asociación de Charros de Morelia; Joaquín Valenzuela, de la Asociación de Charros Regionales de Querétaro; Juan de Dios Moreno, de la Asociación de Charros de la Tuna Alta, Jalisco; Basurto García Rojas, de la Asociación de Charros de Polotitlán; José Lugo, de la Asociación de Charros de Huichapan y Alejandro de la Torre, representante de la Comunidad artesanal, entre otros.

Alma Lara, oficial de administración de la Unesco en México, en representación de su directora Nuria Sanz, celebró que la Secretaría de Cultura del Gobierno de la República respaldara la presentación del expediente con folio 1108 para iniciar las gestiones de esta inscripción de La Charrería como Patrimonio Cultural Inmaterial de la Humanidad.

«Era necesario desentrañar el entramado simbólico de esta tradición para que las personas de México y el mundo comprendieran que detrás de este arte está plasmado el trabajo duro para sobrevivir en el campo y una larga historia de usos ecuestres para proteger a los pueblos y dar marcha adelante a la economía novohispana».

Expresó que montar el caballo fue una conquista de progreso por parte de los campesinos, lo cual refirió una hibridación cultural que después dejó una impronta en la música, el arte artesanal, la orfebrería, la herrería, el tejido y muchas expresiones más.

«La Charrería –aseveró– hizo necesaria la elaboración de numerosos accesorios como la silla de montar, la reata, y una vestimenta barroca que es reflejo de la identidad de un pueblo que construía su rostro. Hoy es diálogo entre generaciones, un tejido que une a la gente del campo y las ciudades y que hoy emerge como patrimonio mundial por su transversalidad, como conocimiento vivo en simbiosis con la naturaleza, su entorno y su sociedad».

La inscripción de esta manifestación fue aprobada durante la Undécima Sesión del Comité Intergubernamental para la Salvaguarda del Patrimonio Cultural Inmaterial, realizada en Addis Abeba, Etiopía, luego de un proceso de cinco años de gestiones por parte de la Secretaría de Cultura, la Secretaría de Relaciones Exteriores, el Instituto Nacional de Antropología, la Dirección General de Culturas Populares, Indígenas y Urbanas, y la Asociación Nacional de Charros.

Finalmente, Manuel Basurto, vicepresidente del Consejo Nacional de la Charrería, recordó que en 2010 se iniciaron las gestiones ante el INAH y la Unesco para lograr esta declaratoria y ayudar a asegurar el futuro de esta tradición en nuestro país, misma que fue revisada culturalmente como símbolo de lo mexicano.

«Antes la figura del charro era imagen de nuestra nación, pero las nuevas generaciones deben hoy conocer estos ideales y valores más allá de las influencias del exterior en la que se ven inmersos todos los días. La responsabilidad de proteger a La Charrería es de todos y nuestra unidad debe ser referente para lograr la unidad del país hacia el futuro», apuntó. ◊

Ver también:

La Charrería en Tláhuac también es tradición

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: