Riqueza arqueológica de Aguascalientes en exposición

Septiembre 3, 2017.- La arqueología brinda la oportunidad de reencontrarse con los antiguos pobladores de este territorio, de conocerlos a través de sus vestigios culturales

Hasta hace poco, la historia de Aguascalientes se reducía a un lugar de paso de los grupos chichimecas, cuya cultura se desarrolló hasta la llegada de los españoles. Sin embargo, gracias a investigaciones arqueológicas de especialistas del INAH, se ha demostrado la presencia en el territorio de antiguos pobladores con su propia organización social y cosmovisión, quienes dejaron testimonio de grandes construcciones.

Los resultados de estas exploraciones que han desarrollado desde el año 2000 investigadores del Centro INAH de esa entidad, integran la exposición Reencuentro, hallazgos arqueológicos en Aguascalientes, que se exhibe en el Museo Regional de Historia a partir del 31 de agosto.

La muestra está conformada por poco más de 300 piezas de cerámica, piedra, lítica y hueso, entre otros materiales, que provienen de los cuatro sitios arqueológicos que tiene el estado: El Ocote, Santiago, Cerro de en medio y La Montesita, correspondientes al periodo Epiclásico (600-900 d.C.), así como de salvamentos arqueológicos realizados en contextos urbanos, por ejemplo, en el Templo de San Diego.

Dividida en los núcleos temáticos: «Arqueología», «Hallazgos en la región», «Vida cotidiana», «Arte rupestre», «Entierros humanos» y «Vinculación y comunidad», la exhibición pretende acercar a la comunidad a sus raíces, refirió la arqueóloga y curadora Ana María Pelz Marín.

«El título Reencuentro expresa la necesidad de conocer las raíces de los aguascalentenses, que la población se dé cuenta de su riqueza arqueológica e involucre en su conservación», dijo.

Zapo 3

Objetos hallados en las catacumbas del templo de San Diego. Foto Diego Lira

«La Arqueología», primer núcleo temático, da cuenta del trabajo de investigación paleontológica y arqueológica en la entidad. Destaca la exhibición del cráneo humano de un infante, encontrado en el sitio El Ocote, datado entre 600-900 de nuestra era. También se incluyen objetos hallados en las catacumbas del Templo de San Diego, como un ataúd con entierro humano aparentemente femenino, entre otros.

En «Hallazgos en la región» se da cuenta de las exploraciones en los cuatro sitios del estado y se muestran objetos de cada uno de ellos.

De El Ocote se abordan los enterramientos y su pintura mural; de El Cerro de en medio, su patrón de distribución de elementos arquitectónicos y unidades habitacionales; de Santiago, la monumentalidad arquitectónica, como la Acrópolis –de la que se exhibe una reconstrucción en 3D donde se aprecian dos estructuras paralelas que podrían corresponder a un juego de pelota, lo cual se confirmará conforme avancen las investigaciones–, y de La Montesita, la distribución del asentamiento a través de figurillas, recipientes, cuentas ornamentales y tiestos decorados.

El apartado dedicado a la «Vida cotidiana» aborda la alimentación, vestimenta y herramientas de trabajo de los habitantes de la región. Destacan una serie de objetos fabricados en hueso, como punzones, agujas, alfileres, fragmento de un posible güiro, un silbato y una pequeña cuchara, que demuestran el grado de desarrollo cultural de la zona.

En el módulo dedicado al «Arte rupestre» se aprecian imágenes de diferentes frentes con manifestaciones gráfico-rupestres y un petrograbado original del sitio arqueológico El Ocote, con diseño geométrico a base de línea y círculo y algunos pigmentos.

En el espacio dedicado a los «Entierros humanos», se exhibe la recreación de uno localizado en El Ocote, asociado a una pintura rupestre, con la ofrenda que lo acompañaba, integrada por objetos de cerámica, hueso, concha y moluscos, estos dos últimos vinculados al agua, la fertilidad, la vida y el inframundo, provenientes de los océanos Pacifico y Atlántico.

La muestra finaliza con el tema «Vinculación y comunidad», que presenta una serie de fotografías y grabados creados por jóvenes de secundaria de la comunidad de El Ocote, relacionados con el patrimonio cultural y su entorno, con el fin de protegerlo y evitar su saqueo o destrucción.

Al respecto, César Darío Menchaca, director del Museo Regional de Historia de Aguascalientes, expuso que la arqueología brinda la oportunidad de reencontrarse con los antiguos pobladores de este territorio, de conocerlos a través de sus vestigios culturales.

La muestra es parte de la celebración por los 30 años del Centro INAH Aguascalientes (1987) y del Museo Regional de Historia (1988); cuenta con la colaboración de varias universidades autónomas, como la de Aguascalientes, de San Luis Potosí, de Zacatecas y la UNAM.

La exposición permanecerá hasta abril de 2018 en el Museo Regional de Historia de Aguascalientes (Venustiano Carranza 118, Centro Histórico de la ciudad de Aguascalientes, Aguascalientes). Horario: martes a domingo de 9:00 a 18:00 horas. Entrada: 50 pesos, los domingos el acceso es gratuito. ◊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: