Peyote, cactus sagrado

Agosto 30, 2017.- Se trata de una planta que se encuentra en riesgo de desaparecer por el consumo descontrolado de gente que no pertenece a las comunidades wixárikas (huichol), coras y rarámuris (tarahumara)

La exposición Las culturas de un cactus sagrado: el peyote, montada en el Museo del Desierto (Mude), tiene como finalidad mostrar las diversas facetas de esta planta. Una de ellas, su composición química y su importancia para el medioambiente en las zonas semidesérticas de México.

A decir de Claudia Luna Fuentes, directora de Divulgación Científica del Museo del Desierto de Saltillo, la gente piensa que el peyote solamente contiene mescalina, pero contiene 55 sustancias psicoactivas y más de 100 alcaloides diferentes (como la mescalina) con el propósito disuasorio, para que los insectos no la ataquen.

En cuanto a la forma en que consumen el peyote los pueblos nativos, dijo que es utilizado por pueblos como los wixárikas (huichol), los coras y rarámuris (tarahumara) para tener resistencia en largas jornadas y caminatas. También el consumo de la planta se hace en espacios controlados y en ceremonias de los grupos. «Jamás los vas a ver consumirlo por diversión –dijo–. Son ambientes controlados, tienen propósito y forma parte de la educación de estos pueblos sin prejuicios, como algo que es malo o moralmente incorrecto».

Reconoció que se trata de una planta que se encuentra en riesgo de desaparecer por el consumo descontrolado de gente que no pertenece a esos grupos. «Se hacen devastaciones y saqueos, además, cuando las autoridades recuperan las plantas, las queman en lugar de reintroducirlas, al peyote lo manejan como droga», apuntó.

«Es una planta que dentro de ciertos contextos funciona y es importante protegerla porque está conectada con el medio ambiente y la vida comunitaria de los pueblos, se necesita estar inmerso con ellos para entender el concepto de sacralidad que permite la conservación de la biodiversidad, a partir de una consideración sagrada de la naturaleza», comentó.

Recordó que a partir de la publicación de un edicto que emitió la Santa Inquisición y que se encuentra en el Archivo General de la Nación, Fondo Instituciones Coloniales, Indiferente Virreinal, caja 1314, expediente 020, cuyo carácter es religioso. «Antes de la llegada de los europeos era utilizado como muchas otras plantas para curar y aliviar dolores y agregar resistencia, no es reciente, tiene miles de años. Pero (la prohibición) tiene que ver con la falta de diálogo y entendimiento de ambas civilizaciones que tiene otras salidas», indicó.

En cuanto a otros efectos sociales que provoca el uso de peyote, Luna Fuentes dijo que se trata de un elemento que dispara la producción artística y las representaciones que son parte fundamental del tejido social, «así como nosotros tenemos un núcleo de pintores y diversos artistas, y este arte fortalece el tejido comunitario del pueblo».

«Intelectuales, científicos, farmacólogos, nacionales y extranjeros, sienten un gran respeto por esta planta, a raíz de los estudios que se han realizado a nivel neuronal, además ha impactado a nivel cultural, artístico, científico en muchos otros países y, como mexicanos, deberíamos conocerla más y estar orgullosos de su endemismo, porque la distribución mayor la tenemos nosotros, salvo unas cuantas partes al sur de Estados Unidos», subrayó.

Manifestó que su posesión es ilegal en México, excepto para los huicholes, coras y tarahumaras, además del uso en rituales de la iglesia nativa americana en Estados Unidos.

Dos tipos de peyote

Para la doctora Hermila García Osuna, investigadora especialista del Museo, el peyote es una planta que pertenece a la familia Cactaceae y es de interés porque presenta muchos compuestos químicos, el más importante es la mescalina que produce ciertos tipos de efectos en el sistema nervioso central.

«Los estudios a nivel molecular y fitoquímico reconocen dos especies: la Lophophora williamsii y la Lophophora diffusa. Las diferencias principales entre especies están relacionadas con los compuestos químicos que producen, por ejemplo, la Lophophora williamsii contiene mezcalina y la L. diffusa no lo contiene, en cambio contiene peyotina, otro alcaloide de importancia ecoquímica», indicó.

La especie Lophophora williamsii se distribuye en el desierto chihuahuense, entre la Sierra Madre Occidental y la Sierra Madre Oriental; esta es una región extensa en el Norte de México que cubre cerca de 150 mil kilómetros cuadrados. Asimismo, se extiende dentro de las estribaciones de la Sierra Madre Oriental y al oeste del estado de Zacatecas, extendiéndose al sur de San Luis Potosí, donde su distribución termina.

En tanto, la Lophophora diffusa solo se encuentra localizada en una pequeña área en Querétaro. Su ubicación está restringida a la gran región desértica en el estado, un área aislada por altas y escarpadas montañas de cerca de 775 kilómetros cuadrados.

Los efectos del peyote 

Los efectos que produce en sus depredadores van desde una función disuasoria hasta la toxicidad y muerte.

El propósito de la planta al elaborar ciertas sustancias es responder a condiciones de estrés ambiental. Dichos compuestos químicos o metabolitos secundarios le ayudan a protegerse de los depredadores como herbívoros, insectos y otros patógenos.

Contiene más de 100 alcaloides diferentes (como la mescalina) con el propósito disuasorio, para que los insectos no la ataquen y tiene un efecto hasta ahora poco conocido como insecticida. Al final disminuye las poblaciones de insectos que llegan a atacarla y disminuye las poblaciones de bacterias que pueden estar muy cerca de dañar la planta. Se defiende del ambiente, de los insectos, de las condiciones de aridez, forma parte de su protección. Crece en condiciones de poca humedad.

En el ser humano, los alcaloides actúan a nivel del sistema nervioso central y produce cierto tipo de respuesta simpaticomimética que incluye estados de tranquilidad seguidos de estados de hipersensibilidad, produciendo alucinaciones, aumento de presión arterial y midriasis, entre otros. ◊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: