Atzomolco, lugar donde brotó el agua

Agosto 30, 2017.- José Concepción Flores Arce «Xochime», nativo de Villa Milpa Alta, obtuvo en 1995 el primer lugar en el V Premio Literario de la Deusche Welle, organización de radio y televisión alemana, por su obra en náhuatl y español «Atzomolco»

Por Manuel Garcés Jiménez* | Revista Nosotros, Núm. 73 | Septiembre de 2004

La delegación Milpa Alta recuerda con cariño y aprecia a destacados nahuahablantes, hombres prominentes que dominan el idioma ancestral (el náhuatl), que en su mayoría son destacados profesionistas y, otros, en menor medida, dedicados a las actividades agrícolas; pero todos, sin excepción, han rescatado, compilado, escrito y difundido la lengua que hablaron los tlatoanis mexicas.

Entre los nahuahablantes de la delegación Milpa Alta recordamos a don Carlos López Ávila, representante del Consejo Supremo Náhuatl e informante del antropólogo Joaquín Galarza. A la señora Luz Jiménez González, doña Lucina (1897-1965), quien rescató varios textos nahuas que fueron publicados por la UNAM, y fue homenajeada en el 2000 por el INBA al ponerle su nombre a una exposición de fotografías en el Museo Casa Estudio Diego Rivera y Frida Kahlo, («Luz Jiménez, símbolo del pueblo mexicano»).

Recordamos al profesor Fidencio Villanueva Rojas (1910–2000), investigador y autor del glifo oficial de la citada demarcación; al profesor, poeta y narrador de cuentos y leyendas Juan Crisóstomo Medina Villanueva; a los profesores Librado Silva Galeana, autor del interesante libro Huehuehtlahtolli (Editorial Fondo de Cultura Económica y SEP, 1991), y Francisco Morales Baranda, ambos adjuntos del doctor Miguel León Portilla; a los incansables promotores de esa lengua: el profesor Gilberto Lozada y Artemio Solís Guzmán; al investigador de glifos y topónimos de los pueblos de Milpa Alta, el profesor Adán Caldiño Paz; don Miguel Vilchis Mancera, colaborador e informante en las investigaciones realizadas por el escritor holandés Rodolfo Van Zantwijk; a don Ignacio Medina y José Concepción Flores Arce, éste último autor de textos bilingües.

Otros personajes que recordamos con cariño son: José Concepción Flores Arce, conocido entre los amigos como «Xochime», quien obtuvo en 1995 el primer lugar en el V Premio Literario de la Deusche Welle, organización de radio y televisión alemana, por su obra en náhuatl y español Atzomolco. La distinción la recibió durante la Feria del Libro de Frankfurt, Alemania, el 12 de octubre de ese año y, días después, el embajador mexicano en Alemania, Juan José Bremen, se reunió en acto especial con él, acompañándolos el señor Dieter Weirich, director general de la Deutsche Welle.

Posteriormente, Juan Villoro se refirió al trabajo de José Concepción Flores Arce, señalando que: «…se remite a tradiciones orales y esquemas metafísicos. En este texto profundamente poético se aplican recursos formales insólitos. El trabajo narra en cuatro grandes cuadros, una especie de cosmogonía, pero también el comienzo de la revolución campesina de Emiliano Zapata. Otro elemento insólito reside en el hecho de que la trama argumental aún viva y el idioma de los conquistadores –que en la versión alemana logra conservarse como un excelente recurso radiofónico– revela la ambiciosa aspiración literaria de este texto que refleja de manera muy personal la situación actual de la sociedad mexicana”.

La obra bilingüe Atzomolco (Campa ohualtzomon otl) la reproducimos a continuación en español y náhuatl.

Atzomolco

Por el lado del solar de los Alvarado, se asoma el sol de la tarde para inundar de luz nuestro patio, en donde la abuela Epitacia acostumbraba hilar.

Se sentaba bajo la higuera añosa, casi en posición de loto, sobre una pequeña estera, para darle vida a su malacate con el frotar mágico de sus delicadas manos.

Mientras el huso giraba en un pequeño cajete de piedra, la lana cardada se iba haciendo fino torzal en la pulida vara de encino.

¡Cuánta belleza le había dado el tiempo a la abuela!

La plata de sus cabellos contrastaba con su rostro matizado de oro viejo por el sol de la tarde.

En domingo, se ponía su quechquemitl azul cielo, muy bonito, como pensamiento de niño, y un cotón de manta con mucha labor.

Sus tatas habían escrito en su memoria muchas cosas antiguas; por eso sabía la historia de todos los parajes de Momoxco.

–Hijo –me dijo un día–, hace ya muchos años, tantos como la suma de las edades de muchos juegues, llegó un caminante hasta este lugar, sin nombre y sin agua.

–Traía vara de mando, tocado y sandalias reales, con huellas de muchos caminos.

–Era un Señor.

–Descansó en la piedra grande del rincón y pidió agua para mitigar la sed de sus labios reventados por el sol.

–No tenemos agua, señor –le dijeron–, nunca hemos tenido; pero gustosos compartiremos con usted algo de comer.

–Ustedes tienen agua, y mucha. Remuevan esa piedra…

Él ordenó, y se hizo…

Del fondo de la piedra se oyó un crujir de rocas, al tiempo que brotaba con violencia agua fresca y cristalina.

Desde entonces este paraje se llama Atzomolco. “Lugar donde brotó el agua”…

–De las cercas paralelas que acunan el camino que va cuesta abajo, se asomaron somnolientos y sorprendidos los grillos, al oír correr juguetona y cantarina el agua milagrosa.

–El hombre de las sandalias reales desapareció como se diluye una imagen en nuestro sueño.

–¿Quién sería este ser tan singular?

–¿Sería Tláloc en persona?

–Sí, fue Tláloc, ¡sí fue Tláloc!

Campa ohualtzomon otl

En náhuatl:

Atzomolco, Campa ohualtzomon otl

«Ca inxolalcopa Alvarado ’men, hualmotlachltia | tonaltzintli ihuan ommoxotlaltilia tocalten in campa | omotzahualiaya toci´tzin Epitacia´tzin | Itzintla in icoxcuauh-huehue, omopatlachtzinoaya | tlancuapetlapa ca omotzahuiliaya | Nonca malacatl otzahuaya tecaxcopa, ichcatl | omotetzil manaya malacacuauhpa. | ¡Tlen cualnexyotl itechcopantzinco toci tzin oquiman | in calhuitl! | Ixtonalxotlalzin ihuan iiztactzontzin cenca | ocualnecia. | Ce chicote omaqui ’tzinoaya izchichipahuac | iquechquentzin cen cualtzin quen conenemilili ihuan | icotontzin yec tla ’mahcho. | Omozalhui intechzinco icolzitzihuan, miec yalhua | memiliztli; ipam ’on mochi in empapan xollal-tocaitl | itechpa toaltepeuh omixmachiliaya. | Ce tonalli onechmolhuili: | –Tinoconeuh, ye miec xihuitl, quen intlamachnemitiz | miec huehuentzitzin, ohuale ’coc ce tla ’toani nican | –Amo tlen tocaitl omocuitiaya toxollal, amo | omopiaya tlen mizm oicnonemohualoya. | Tlacatopileh, mixcuamecatia ihuan techan-tecactli | maqui ’tihitz, hueyi ciahuiztli itech neci. | –Ohualmocehui nechca tlacaltech ipan hueyi texcalli; | cenca oamiquiam, ye otempopocac ihuan omai ’tlani. | –Amo topilia atzintli, yece… cualli | timitzmotlalhuilizque timoma ’cehui ’tzinoz, mazan | cencamatl totlaxcal, tonacayotl. | –Ame ’huan ammopilia atl, ¡xicolinican inin texcalli! | Ihuan ihquin omochiuh… | Ohualmocac tlallan tlacomoni ihuan ohual panhuetz | chipahuac atl. | –Ipampa ’on nican omocuiti Atzomolco, ‘campa | ohualtzomon atl’. | –Ohualmoman hueyi atoyactli, coxonqui ca | techinantenanco, zan campa oa ’a ’cic. | Teci ’ciquime ohuallachixque, omixpolo ’que, | oquinemili ’que ye xopantla. | –Tla ’toani in aquin oqipanhuetziti teatzintli, | opo ’poliuh, omo ’moyauh quen totemic. | –¿Ac ye ’huatl tetzauh mahuiztic? | –¿Ye ye ’huatzin Tlaloctzin? | –Quema, ye ye ’huatzin. | Ye ye ’huatzin, ¡Tlaloctzin!»

Agradezco al señor Juan Torres Vilchis por la aportación de datos interesantes de «Xochime», necesarios para la elaboración de este material. ◊

_____

* Presidente del Consejo de la Crónica de la Delegación Milpa Alta.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: