Toponimias de los pueblos de Milpa Alta

Agosto 14, 2017.- El fraude de monografía de Milpa Alta que escribió el señor Alfonso Reyes H, en el sexenio de José López Portillo, sólo contiene información unilateral

Por Adán Caldiño Paz | Nosotros, Núm. 73 | Septiembre de 2004

La toponimia es el estudio científico de los nombres propios de lugar, en base a su conformación morfológica. En el caso de la República Mexicana, y para satisfacción histórica, sin devaluar la enorme importancia que tienen en nuestro mosaico cultural otras lenguas de nuestra patria, un porcentaje muy elevado de los nombres propios, de ríos, pueblos, ciudades, templos religiosos, cerros y parajes, son aportaciones del idioma náhuatl.

Por desgracia, y como consecuencia de la ignorancia, la mala fe, la ambición, la avaricia y la criminalidad con la que procedió la barbarie española en México, muchos topónimos fueron deformados, alterados y mutilados, cambiando su significado, hasta dejarnos nombres propios como Cuernavaca de Cuaunahuac, Churubusco de Huitzilopochco, Tacubaya de Altlaquihuayan, Juanacatlan de Xonacatlan, y Tacuba de Tlacopan.

La barbarie produjo barbarismos y, en el caso que nos ocupa, observamos que Cuernavaca, Churubusco, Tacubaya, Juanacatlan y Tacuba, no son términos castellanos ni nahuatlacas, son simplemente barbarismos, que si los observamos sin profundidad, nunca les encontraremos su expresión científica y, consecuentemente, nunca conoceremos su toponimia.

A través del tiempo encontramos topónimos muy estropeados, a los que difícilmente se les encuentra su origen y su significación, por lo que se necesita mucha dedicación y capacidad de análisis para encontrar el significado más objetivo y lógico de la toponimia que nos interesa.

Historiadores y periodistas, por su abundante trabajo y su reducido tiempo, las más de las veces no alcanzan a profundizar su análisis respecto a los topónimos que les interesa, o confiados en sus fuentes llegan a aceptar errores, como es el caso del historiador Alfonso Reyes, quien en la monografía que escribió acerca de Milpa Alta en el sexenio del presidente José López Portillo (1976-1982) publica erróneamente la toponimia de los pueblos de Milpa Alta que aparecen en la página 17, y que reproducimos en el cuadro que se anexa al presente artículo.

Nomenclatura de los pueblos de Milpa Alta según el historiador Alfonso Reyes H.

Cuadro

Designación prehispánica Significado Nombre Novohispanico
Tulyehualcan Lugar donde se siega el tule Santiago Tulyehualco
Iztayopan Lugar sobre tierra blanca San Juan Iztayopan
Tecómitl Lugar donde hay piedras para el cocimiento del maíz «Olla de piedra» San Antonio Tecómitl
Othenco Lugar junto al camino San Agustín Othenco
Tecozpan Lugar de piedras amarillas San Francisco Tecozpan
Tepenáhuac Cerro cercano al agua San Juan Tepenáhuac.
Miacatlán Lugar de carrizales San Jerónimo Miacatlán
Tlacotenco Lugar de los breñales Santa Ana Tlacotenco
Oxtotepetl Cerro de cuevas San Pablo Oztotepec
Tlacoyucan Lugar donde se hunden los breñales Santa Ana Tlacotenco
Xicomulco El ombligo de las laderas San Bartolomé Xicomulco
Atocpan Lugar de las planicies San Pedro Atocpan
Cuauhtenco Lugar de leñadores San Salvador  Cuauhtenco

En este trabajo, analizando raíces etimológicas del idioma nahuatl, debe conocerse de la siguiente manera (aceptando respetuosamente en recibir alguna observación analítica que pudiese enseñar mejor interpretación).

Significado de la toponimia

De los pueblos que menciona Alfonso Reyes en la página 17 de su monografía acerca de Milpa Alta, se desprende lo siguiente:

Tulyehualco. Así escrito, su toponimia es muy aventurada; pues del término yeual yuua es impropio tomarla en cuenta, para formar Tulyeualcan; porque entonces sería can «lugar»; yehual, anochecer; Tul (li), «el tule»; Tulyeualcan, igual a «anochecer en el lugar del tule».

Otra acepción: can «lugar»… en yeualtia, «perseguir a otros»; Tul, «tule»; Tulyeualcan, «perseguir a otro», «en el lugar del tule».

Toponimias correctas

Tulyeualco es un aztequismo de Tulyaualco. Etimológicamente, el término es Tulyaualco, pero por comodidad lingüística derivó a Tulyeualco, sin modificar el significado de Tulyaualco. La raíz de este término nos ubica en que: co significa «en»; yaual (tic) significa «redondo», «convexo», «redondeado»; tul (li) significa «el tule».

  1. Tulyeualco significa «en donde se hacen rodeos (cercados) de tule». «Lugar redondeado con tule».
  2. Ixtayopan significa «sobre la salmuera; sobre lo salado», de: pan, «sobre»; Iztayo(tl), «la salmuera».
  3. Tecomitl significa «la olla de piedra», de comi (tl), la olla, y te (tl), la piedra.
  4. Othenco significa «en la orilla del camino», de co, en; ten (tli), «el labio», «la entrada», «la orilla», y o (tli), «el camino».
  5. Tecozpan significa «sobre las piedras amarillas»; de pan, «sobre», «encima»; coz (tli), «la amarilla», y te (tl), «la piedra».
  6. Tepenahuac significa «cerca del cerro»; de nahuac, «cerca», «junto», y tepec (tl), «el cerro».
  7. Miacatlan significa «lugar de carrizos para flecha»; de tlan, «lugar»; aca (tl), «el carrizo», y mi (tl), «la flecha».
  8. Tlacotenco significa «en la orilla de las varas»; de co, «en»; ten (tli), «el labio», «la orilla», «la entrada», y tlaco (tl), «la vara».
  9. Oztotepec significa «en el cerro de las cuevas»; de c (an), «en»; tepe (tl), «el cerro», y ozto (tl), «la cueva».
  10. Tlacoyucan significa «lugar difícil que exige trabajo laborioso»; de can, «lugar», y tlacoyo (tl), «lo laborioso», «lo difícil», lo que exige trabajo.

Otras acepciones de Tlacoyucan son: «lugar de agujeros», de can, «en», «lugar», y tlacoyoc (tli), «agujero».

Pero también es igual a «lugar de trabajo, de labores, de servidumbre, de esclavitud», de can, «lugar», y tlacoyo (tl), «esclavo», «sirviente».

Una tercera dice que Tlacoyucan significa «el que tiene la mitad de los bienes»; de yuca (tl) o yoca (tl), «la riqueza», «los bienes», «la herencia», y tlaco, «la mitad».

  1. Xicomulco significa «lugar de jicotes para el mole; para la salsa…», de co, «lugar», «en»; mul (li), «el mole», «la salsa», «el guisado», y xico (tl), «el jicote», «el abejón».
  2. Atocpan significa «sobre lo fértil, en la tierra fértil», de pan, «sobre», «en», y atoc (tli), la tierra húmeda, muy rica en elementos nutritivos para el crecimiento de las plantas.
  3. Cuauhtenco significa «en la orilla del bosque», de co, «en», «lugar»; ten (tli), «el labio», «la orilla», y cuau-i (tli), «el árbol», «la madera», «el bosque».

Lo que el autor intenta expresar mediante una toponimia mal interpretada sería lo siguiente:

  1. Tulyehualcan, «lugar donde se siega el tule”, debe escribirse Tulnipixcacan; 2. Iztayopan, «lugar sobre tierra blanca», debe escribirse Iztactlalpan; 3. Tecomitl, «lugar donde hay piedras para el cocimiento del maíz»; ¿hablará de tenamaztli?, porque esa piedra la hay en todas partes, no sólo en Tecomitl; 4. Ohtenco, «lugar junto al camino», debe escribirse Onahuacan; 5. Tecozpan, «lugar de piedras amarillas», debe escribirse Tecozcan; 6. Tepenahuac, «cerro cercano al agua», debe escribirse Anahuatepec; 7. Miacatlan, «lugar de carrizales», debe escribirse Acatlan; 8. Tlacotenco, «lugar de los breñales», debe escribirse Ahuatetzmulcan; 9. Oxtotepec… «oxto» no existe como raíz, de manera que «oxtotepec» es una aberración; 10. Tlacoyucan, ««»lugar donde se hunden los breñales”, debe escribirse Ahuatetzmulli; 11. Xicomulco, «el ombligo de las laderas», debe escribirse Tepetonxictlan, «el ombligo de la loma»; 12. Atocpan, «lugar de las planicies», debe escribirse Tlalmanalcan; y 13. Cuauhtenco, «lugar de leñadores», debe escribirse Quaquahuquitlan.

En cuanto a la página 13, tercer párrafo, el señor Alfonso Reyes menciona lo siguiente: «Milpa Alta es una reservación que hay que cuidar, que se está cuidando. Enclavada en la serranía del Ajusco, sus diez pueblos… A quien el polígrafo del norte llamara ‘la región más transparente del aire’».

Al respecto, debo comentar que la delegación Milpa Alta se integra por 12 pueblos, no por 10, y… ¿a quién denomina como polígrafo del norte?

En la página 15, segundo párrafo, Reyes H. cita: «infinidad de documentos, relatos, crónicas y citas de historiadores, citan que desde el año 1429 se le llamó Malacachtepec Momochco, que significa en lengua nahuatl ‘lugar rodeado de cerros’, donde hay túmulos funerarios que ahora llamamos enterramientos».

Debo aclarar que el nombre histórico de Milpa Alta en una etapa de su historia es Malacachtepec Momozco, de mumuztli, sabiendo que el término «momochco» no existe. De acuerdo con las raíces etimológicas del idioma náhuatl, Malacachtepec se deriva de malacach (oa), «hacer girar» o «dar vueltas»; tepe (tl), «el cerro»; c, apócope de can, «en», por lo que Malacachtepec significa «en el cerro de las vueltas». Momoztli o mumuztli significa: «altar», «capilla», oratorio levantado en las encrucijadas de los caminos. Con ésta información se entiende que Malacachtepec Momozco significa: «el oratorio en el (o del) cerro de las vueltas», o también «la capilla en (o del) cerro de las vueltas».

¿Cuál puede ser esa capilla? La de Santa Martha-zolco, la que existió y de la que hasta la fecha existen vestigios al sur del cerro Teuctli.

Además de la evidencia del oratorio o capilla se tiene la información de que en el cráter del Teuctli se celebraron las primeras ceremonias rituales de los voladores del madero (cuaupatlanque) y que hoy conocemos como los «voladores de Papantla».

Luego, en la página 15, párrafo tercero, el señor Reyes escribe que «por tradición oral y vertido al título paleográfico de propiedad comunal desde los años de 1529, se le vino llamando Milpas de Xochimilco, Milpán, La Asunción Milpa Alta y Milpa Alta».

Debo aclarar que en el título paleográfico de propiedad comunal –que los señores de Milpa Alta denominan documento antiguo–, en sus veintiuna fojas no aparecen los nombres de «Milpas de Xochimilco», «Milpán» y «La Asunción Milpa Alta». El nombre de Milpa Alta aparece pero no en 1529.

En la página 20, segundo párrafo, el señor Reyes escribe que: «por la gran filtración y los declives, la superficie de la delegación carece de corrientes de agua, la cual se encuentra temporalmente en los barrancos; los manantiales que brotan a su alrededor se utilizan para el riego de los terrenos cultivados, no cubiertos de lava».

Debo decir que hace 25 años (cuando se escribe la monografía en comento) si hubiesen existido manantiales alrededor de Milpa Alta (¿como delegación o como pueblo?) quien esto escribe y muchos más los hubiésemos conocido. ¡Faltaba menos! Y más si se hubiesen dedicado al riego de los terrenos cultivables. Entonces, ¿de dónde saldría esta información que conmovió al autor para insertarla en su monografía?

Por si fuera poco, en la página 21 párrafo cuarto escribe que: «las tribus aposentadas en su vecindad y capitaneadas por los más aguerridos jefes designados Huellitlahuilanque, primero, luego por su sucesor Huellitlahuilli…» Debo precisar que esas tribus, según información verbal muy difundida, y por lo que señala el libro Fundaciones de los pueblos de Malacachtepec Momoxco, fueron dominadas muy fácilmente y conquistadas por Hueitlahuilanque, capitán enviado por el imperio de Tenochtitlan, para ejecutar dicha empresa. Primero las conquista y después las capitanea.

En el siguiente párrafo Reyes apunta que: «el viejo camino de Texcoli Moyotepec, que comunica las planicies de Atocpan y las del norte del Teuhtli…», sin saber que ese camino no cruza planicies al norte del Teuctli.

En la página 23 párrafo tercero, escribe que: «Recorriendo la región sureste, se encuentran abundantes bosques mixtos poblados de cedros, madroños, oyameles, ocotes y encinos, muchos de los bosques se explotan irracionalmente para convertirlos en carbón y leña».

Es cierto que nuestros pueblos fueron carboneros y leñeros –más el pueblo de San Salvador–, pero no es para que el autor nos acuse de explotar irracionalmente los bosques.

En la página 25 señala que «los aztecas dieron el nombre del Anahuac a la extensión del territorio comprendido en los lagos que ocupa el Valle de México».

Falso. Antiguamente se dio el nombre de Anahuac al islote donde se fundó Tenochtitlan; de manera que Anahuac significa «rodeado de agua»; es decir, Tenochtitlan era una isla que por todas partes la rodeaba el agua. Valga el ejemplo: Uitznahuac, quiere decir «rodeado de espinas», o sea biznaga en español, pues este concepto es el original de Anahuac.

En la página 26 el señor Reyes dice que: «El Ocotecatl y el Chichinautzin… rumbo al sur, donde abundan pájaros y pesca en las riberas de los lagos de Chalco y Xochimilco».

Falso. Porque Chalco y Xochimilco no se encuentran al sur de estos cerros ni tampoco hay pesca por estos rumbos.

En la página 27 menciona que: «Su quietud bucólica no llegó a dos siglos, dado que los aztecas en pleno periodo de expansión territorial encomendaron a Huellitlahuilanqui la conquista de estos lugares inmensamente ricos».

Al respecto debo precisar que esta riqueza inmensa es campirana, poética, pero inmensamente ricos con el criterio español, basado en oro. El concepto, pues, es quimérico.

En el tercer párrafo dice: «…son organizados bajo el tutelaje de diestros militares aztecas y distribuidos convenientemente para protección y cuidado del señorío».

Le faltó decir «vigilar» como lo dice la fuente que por cierto no menciona.

Los siguientes términos el señor Reyes los escribe equivocadamente y los interpreta de la misma manera. Por lo que es necesario escribirlos e interpretarlos correctamente como en seguida se describen:

En la página 29: Tonalacatl es igual a aca (tl), «el carrizo», y tonal (li), «el calor», «el verano». Tonalacatl significa «el carrizo de verano», «el carrizo quemado por el sol» o «el carrizo caliente».

Atlaupolli significa «la barranca grande». Cacaltzin «el cuervito». Cacamatzin «noble mazorquita». Hueitlahuilanque Tlahuili, «El iluminado»; huei, «grande»: «el gran iluminado».

Hueitlahuilli significa «la luz grande», «el de la gran claridad», «el de la gran antorcha».

En la página 20 nos dice que hay manantiales que brotan «alrededor» ¿de Milpa Alta?, pero en la página 29 nos habla de la desaparición de los manantiales… ¡Qué contradicción! Además, nos acusa de arrasadores incontrolables, inmoderados y anárquicos de los montes, y que por eso desaparecieron los manantiales.

«En los tiempos en que predominó Huellitlahuilanqui tuvieron lugar numerosos combates contra los xochimilcas y los cuitlahuicas»…

No olvidemos que Hueitlahuilanque era un capitán de Tenochtitlan, y que Xochimilco y Cuitlahuac pertenecían al imperio tenochca. ¿Cómo iba a pelear Hueitlahuilanque en contra de los suyos? ¡Por favor! Además, esto de los encuentros sangrientos hubiera sido una rebelión en contra de quien había conquistado a los chichimecas momozcas.

En la página 29, último párrafo, escribe que: «como aumentaba la población, estas familias chichimecas se vieron obligadas a buscar fuentes para abastecerse de agua, tan escasa desde remotos tiempos. Descubrieron, empero, el manantial de Tulmiac, cuyo líquido se traía desde el seno de los montes por unos canales muy originales, prácticos e ingeniosos construidos de madera».

Al respecto, preciso lo siguiente: El libro Fundaciones de los pueblos de Malacachtepec Momoxco, que tiene como fuente los escritos de don Juan Sánchez del año de 1600, dice en su página 14 que «los de Salvador Juan Cuauhtenco nunca se encontraron bajo el dominio de Hueyitlahuilanqui, ni antes ni después de su imperio».

En esa página 29 de la monografía, el señor Reyes menciona que Huellitlahuilanqui gobernó de 1429 a 1484; de ser así, entonces San Salvador Cuauhtenco existe desde antes de 1429, de manera que estando Tulmiac en tierras de Cuauhtenco ya habían descubierto el manantial los Cuautenca, cuando los chichimecas momozcas llegaron por estos lugares.

En la página 33 párrafo cuarto, dice que «descubierto el pulque hacía muchos años por los toltecas se usaba como bebida diaria o de festividades, moderada por reglas estrictas de moral. También constituía un alimento básico en la dieta de la familia. De esta savia fermentada se obtenía azúcar y vinagre».

Respecto a la palabra pulque. Dicho término es un despectivo que nace en el vocabulario español para degradar el nombre del vino con el que el indio mexica hacía sus ceremonias llenas de magnificencia en honor de sus dioses. A este vino los mexicas lo llamaban ixtac octli, que quiere decir «vino blanco» o, sencillamente, octli, vino.

Cuando el español quiso hacer el vino de los mexicas, pero sin tomarlos en cuenta, el vino no les resultó, y entonces, cuando los españoles llamaron a un indio para que calificara la calidad del vino que habían hecho, éste simplemente exclamó: «¡Puliuque!» «¡Puliuque!», que significa «perdido», o lo que es lo mismo que no sirve, y como el español no pudo pronunciar puliuque pronuncio «pulque», y ese fue el nacimiento de la palabra.

En la página 33 párrafo quinto, Reyes escribe que «las pencas de los magueyes eran utilizadas para hacer papel, para sacar ixtle y a manera de tejas en el techo de sus hogares, usaban el tronco metzintetk como mueble y las pencas secas como leña».

Ixtle o ixtli significa «faz», «rostro», por extensión «ojo», y lo que el autor quiere decir es hilo del nahuatl ichtli.

En la página 35 se refiere a la alimentación. Los términos que aparecen en este párrafo se escriben correctamente como se mencionan enseguida. Tlaxcalli, atolli, tamall, metlatl, metlapilli, comalli, xoctli, caxuetl, xicalli.

En cuanto a la indumentaria, cita que «los hombres usaban regularmente como vestidos el maztlatl y el tilmatl. El maztlatl cubría las partes nobles y el tilmatl era un lienzo anudado al cuello. El cueitl era a la manera de falda para mujer. El huipilli era una camisa sin mangas. El quezquemitl era un sobrepuesto como un  pequeño gabán».

Debo apuntar que la palabra «maztlatl» no existe, por lo que se le entiende al autor que se trata de maxtlatl, que significa «ceñidor», «taparrabos» o banda ancha que baja hasta los muslos y cubre las desnudeces.

En cuanto a «quezquemitl» es un término que no existe; lo que el autor da a entender es: quechquemitl, que significa «tipo de ropa que cubre desde el cuello». Luego, «cahtli» es otro término que no existe; lo correcto es cactli, que significa «zapato» o «sandalia».

«Tecahtli» tampoco existe; es posible que sea tecactli, que significa «sandalia» o «zapato», dura por cierto, como piedra debido a lo corriente de su material y que usaba la gente común.

El autor de esa monografía refiere que: «Las personas con cierto rango de nobleza usaban un calzado tejido de ixhtli con adornos de cuero y sujeto con correas de colores muy vistosos (cahtli). La gente común portaba el tecahtli que era de elaboración más corriente».

La explicación de estos términos y su contenido ya se hizo anteriormente.

Pero en la página 37, primer párrafo, apunta que: «El día 1° de julio de 1529 llega a Malacachtepec el primer enviado del gobierno español, después de realizada la conquista de Tenochtitlan, quien fue el portador del primer documento de reconocimiento de todas las tribus, de sus tierras de cultivo, de montes, de pedregales y de aguas que hasta entonces ocupaban los habitantes».

Cabría preguntarse: ¿Qué fuente ofrece el autor para sostener esta información? ¿En estas tribus también se encuentra la tribu de Cuauhtenco?

En la página 38 nos dice que por tradición oral y vertido el título de propiedad comunal desde 1529, a Malacachtepec Momozco se le llamó Milpas de Xochimilco (cosa que no se comprobó). Ahora, el mismo autor se contradice y afirma en la página 38 que los paisajes (¿de Mixquic y del Cerro de Xico?) fueron determinantes para que Juan Saucedo en su famoso informe emplee por primera vez el nombre de Milpa de Xochimilco para nombrar a Milpa Alta.

Asienta que «el 15 de agosto de 1532 se bautizan todos los indígenas y se bendicen los lugares en que se establecen los pueblos de Milpa Alta». Pero, ¿cuál es la fuente?

Luego escribe que «un enviado del virrey Antonio de Mendoza hizo el primer deslinde… en una ceremonia». ¿Dónde y cuándo fue esa ceremonia? ¿En qué documento se registra ese deslinde? ¿Cuál es la fuente del autor?

Dizque «acordaron establecer un pueblo vigía… San Francisco Tlalnepantla…» ¿Cuál es la fuente?

En la página 39 primer párrafo afirma que: «San Juan Ixtayopan y San Pedro Tecómitl fueron colonizados por españoles. Los pobladores originarios eran familias de Milpa Alta, y ahí es el primer sitio donde se inicia el mestizaje de esta población».

Aquí olvida el autor a Santiago Tulyehualco, pues es cierto que Ixtayopan y Tecomitl (pero no «San Pedro Tecomitl», sino San Antonio Tecomitl) fueron colonizados por españoles, pero también Tulyehualco, puesto que en este pueblo fue la batalla que arrasó a los tres pueblos y que hizo vencedores a los españoles, por lo que se llamó Santiago Tulyehualco en honor del santo milagroso y protector de ejército español en Tenochtitlan. ¡El señor Santiago! Por lo que ese ejercito al lugar en donde obtenía una victoria inmediatamente lo bautizaba con el nombre de Santiago. Por eso tenemos tantos Santiagos, Santiago Tlatelolco (donde triunfaron los españoles el 13 de agosto de 1521) y Santiago Tepalcatlalpan (donde los xochimilcas habían atrapado vivo a Hernán Cortes y decían los españoles que el Señor Santiago por milagro lo había salvado de ser ejecutado).

En la página 45 párrafo segundo, el autor se refiere al «pozo de agua llamado Tulmiac». ¿Entonces? ¿Es pozo o es manantial?

En la página 47 apunta que «Milpa Alta apostó grandes cantidades de hombres al holocausto de la causa popular». ¿Se referirá a la delegación o al pueblo de Milpa Alta?

En la página 49 segundo párrafo, refiere que: «explotados sin piedad y envilecidos en la ignorancia más degradante, los campesinos se vieron precisados a luchar por su supervivencia mediante la revuelta…»

Este autor, cuando quiere decir una cosa termina por decir lo contrario. En la página 29 escribe que «los chichimecas registran sangrientos encuentros porque eran diestros guerreros…» En el cuerpo del libro adula la vida de los momozcas, los ensalza, exagera sus fiestas, su hospitalidad, su participación política y revolucionaria… Y posteriormente, en la página 49, los presenta como «explotados sin piedad y envilecidos en la ignorancia más degradante». Primero eleva a los momozcas y después los humilla.

En la página 69 refiere que: «En 1570 hay una ceremonia de entrega de terrenos y certificados de los mismos a los pobladores de Milpa Alta…» Que existe una paleografía hecha sobre piel que se refiere a los límites de los poblados. Pregunto: ¿Incluido San Salvador Cuauhtenco?  Porque, ¿qué fuente sostienen esas afirmaciones? ¿En dónde está la paleografía citada?

En la página 70 párrafo primero señala que: «Dicho fallo fue ejecutado en forma total el 17 de enero de 1957» (refiriéndose a la resolución presidencial).

Desde el punto de vista agrario, en ese tiempo (1957), ejecutar una resolución presidencial era finiquitar un expediente agrario, y daba origen al nombramiento de comisario ejidal o comunal, y ordenaba inscribir dicha resolución en el Registro Agrario Nacional; además, si esto sucedió, ¿por qué emitió sentencia el Tribunal Unitario Agrario del XXIV distrito del DF en agosto del 2001 sobre el mismo poblado agrario? ¿En qué se funda el autor para hacer dicha información?

En la página 75 párrafo tercero, dice que «los indígenas que no se adaptan al sistema colonial de explotación con todas sus manifestaciones esclavistas, murieron o huyeron durante las etapas iniciales de la colonización y la encomienda».

Murieron o huyeron

Esa fue una realidad desde 1521 en adelante, por lo que la supuesta amistad que (dicen los de Milpa Alta) que los españoles ofrecieron a los momozcas a través de Juan de Saucedo, de fray Ramírez de Fuen Leal y que amistosamente les llevaron el primer documento, fueron sólo alucinaciones, espejismos y frases románticas para adornar la historia verbal que se conoce.

Mientras que en la página 77 escribe que: «En algunos pueblos hay resistencia a que los niños reciban educación primaria».

El autor no conoce los pueblos de Milpa Alta. Qué triste que en páginas de esa monografía los admire, los eleve al grado de ensalzamiento y, con esta aseveración, los considere hombres de las cavernas, ignorantes y renuentes ante la oportunidad del saber para sus hijos. La pobre investigación del autor respecto a lo que afirma, me hace recordar la emoción de nuestros padres que tenían que caminar muy de madrugada para recoger en Apantenco (en el bosque de Xochimilco) al profesor que después había que transportar a caballo hasta San Salvador, para que enseñara las letras a sus hijos.

También recuerdo con cuánta dedicación nos llevaban caminando a la escuela de San Pablo, y con cuánta emoción nos recibían los profesores Juan Molina y Félix Villagran, entre otros muchos.

En la página 42 vuelve a las andadas: «Extraían el pulque con métodos rudimentarios y poco higiénicos…» ¡Otra gran mentira! ¿Cuáles habrán sido sus fuentes? Con seguridad esa mentira se la hicieron llegar al autor y él la tomo al píe de la letra.

Todos los pobladores de Milpa Alta sabemos que esta bebida es muy delicada, porque si el recipiente no está totalmente limpio la bebida se apesta. Por eso los españoles no lograron hacer iztac octli y produjeron el puliuque, o sea el pulque.

Conclusiones

El autor de esa monografía tiene toda la libertad de escribir cuanto quiera, y además hacerlo con la emotividad que considere prudente. Pero dejar incompleto ese tema es una falla del autor, puesto que no habla de los doce pueblos y deja entre rendijas escritas, como resultado de sus informantes, falsas impresiones, sobre todo respecto a San Salvador, situación que ofende puesto que este pueblo también vive y siente sus tristezas y alegrías, a pesar de que al autor no le haya interesado.

La monografía que se comenta señala a Milpa Alta como delegación, a pesar de ello sólo habla de nueve pueblos, dejando a Tecomitl, Xicomulco y Cuauhtenco sin comentario alguno. A pesar de que estos pueblos con su espacio, su presencia humana, sus sufrimientos y sus alegrías, han participado en todo el proceso histórico, cultural y político de la delegación Milpa Alta.

El autor dice que quienes se consideraron agredidos acordaron establecer un pueblo que hiciera las veces de vigía por el rumbo del poniente, y que ese pueblo fue San Francisco Tlalnepantla, del nahuatl tlalli, «tierra», y nepantla, «medio»; o sea, «en medio de dos propiedades».

Esa información cuya fuente es tendenciosa, lleva mala intención con el fin de ignorar a San Salvador Cuauhtenco.

San Francisco nació con el nombre nahuatl de Cuauxochipixque, nombre que aparece en un escrito, que –dicen– es su documento primordial, y que significa: «recogedores de flores del bosque», que los de San Lucas Xochimanca necesitaban para la elaboración de los ramos que hacían desde la época prehispánica. Entonces, su nacimiento no fue para servir de vigía.

Es triste reflexionar acerca de la monografía que acerca de Milpa Alta escribió el señor Alfonso Reyes, y darnos cuenta que sólo se conformó con recopilar información unilateral cargada de rencor y mala fe, que hasta la fecha sienten algunos milpaltenses con respecto a San Salvador Cuauhtenco.

En Milpa Alta existe historia, cultura, costumbres y tradiciones, que tienen alto valor para conocimiento del mundo; sólo hace falta investigar sin el miedo que nos presenta la parcialidad, para que el hombre conozca las preciosidades de nuestro hermoso terruño y de todo lo que su gente vive y que los historiadores no escriben.

En espera de sus comentarios, esta es mi reflexión acerca del libro de Alfonso Reyes, la cual pongo a consideración del Consejo de la Crónica de Milpa Alta. ◊

_____

Ponencia presentada en la IX Feria del Libro en Náhuatl (11, 12 y 13 de Junio de 2004) en el poblado de San Bartolomé Xicomulco. Integrante del Consejo de la Crónica de Milpa Alta, AC.

El autor del texto es profesor Normalista y licenciado en Economía, oriundo de San Salvador Cuauhtenco.

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: