El padre Lupito, 45 años de vida pastoral

Julio 27, 2017.- El nombre del padre Lupito continúa latente en cada uno de los hogares de los habitantes de Tecómitl y de San Gregorio Atlapulco

Por Manuel Garcés Jiménez* | Nosotros, Núm. 89 | Febrero de 2006

Para las actuales generaciones de los pueblos de Tecómitl, Milpa Alta y San Gregorio Atlapulco, Xochimilco, todavía conocen el nombre del sacerdote José Guadalupe Nieto Rivera, mejor conocido como el padre Lupito, quien nació con la vocación intrínseca de servir a Dios en la vida sacerdotal realizando innumerables obras piadosas durante 76 años, tiempo necesario para que sus acciones trascendieran hasta la actualidad y su nombre sea recordado tanto en su pueblo natal, San Gregorio Atlapulco, como en San Antonio Tecómitl, donde permaneció 45 años de vida activa pastoral.

En ambos poblados sigue vivo en el corazón de quienes lo recuerdan como el padre Lupito. Es la muestra de cariño y afecto al hombre que vivió para servir a quien le dio la vida.

La vida sacerdotal del padre Lupito fue arriesgada, como lo vamos a ver más adelante.

En primer lugar, como sacerdote vivió los embates de la Revolución de 1910 a 1917, es decir, en el momento que se levanta en armas don Francisco I. Madero contra el régimen porfirista, a la promulgación de la Constitución que actualmente nos rige.

En este cruento periodo el padre Lupito vivió en carne propia los embates entre los federales y zapatistas, las levas y los trogloditas carrancistas con sed de venganza en contra de los partidarios de los revolucionarios que peleaban por un pedazo de tierra para poder sembrar, pero además, al padre Lupito de seguro le llegaron informes de la cruel intervención del traidor Victoriano Huerta contra Madero, con lo que se derramó la sangre de muchos combatientes en los 12 días que estremecieron a la Ciudad de México.

Padre Lupito

El padre Lupito

Otro episodio de la historia negra que atravesó nuestro país fue de 1926 a 1940, conocido como la Guerra Cristera (movimiento que vivió el padre en San Antonio Tecómitl), cuando los grupos de conservadores del catolicismo, intransigentes que recurrieron a la violencia contra del gobierno emanado de la Revolución, por considerar que atentaba contra sus intereses espirituales.

En ese lapso de convulsión social la mayor parte de la iglesias del centro del país fueron cerradas para poder, en cierta medida, contrarrestar el movimiento bajo las órdenes del presidente en turno, don Plutarco Elías Calles. Ante ese panorama se tienen noticias que el padre Lupito se apartó totalmente del movimiento cristero para continuar con sus tareas religiosas en forma clandestina en algunas casas particulares.

El nombre del padre Lupito continúa latente en cada uno de los hogares de los habitantes de Tecómitl, tanto en los Sacramentos de la Iglesia Católica, como fe de bautismos, actas de nacimientos, de matrimonio y de confirmación, todo acompañado de diversas fotografías (donde aparece el sacerdote) que penden en marcos y muchas más conservadas en álbumes familiares.

Fue el 11 de diciembre del año de 1883 cuando en el poblado de San Gregorio Atlapulco el padre Lupito vino a este mundo. Sus padres fueron el señor José Rafael Teopantitla y la señora Justina Rivera. Quienes lo conocieron coinciden en que desde pequeño, José Guadalupe Nieto Rivera se distinguió por su carácter noble, servicial, bondadoso y responsable.

Sus primeros estudios los realizó en su pueblo natal Atlapulco, que duraron cuatro años, porque los siguientes, que equivalen a la actual secundaria, los llevó a cabo en Xochimilco.

Motivado por la fe religiosa y con la vocación de ser un cordero de Dios, ingresó al Seminario de México, que en aquellos años era parte de la Universidad de México, donde cursó sus estudios preliminares para adentrarse de lleno en el sacerdocio. Su amor a la fe religiosa lo sensibilizó donando un terreno de su pueblo natal para la construcción de la capilla dedicada a la Virgen de la Guadalupana.

Fue ordenado sacerdote el 11 de octubre de 1908. Por el cariño a su pueblo realizó su primer canto de la primera misa el día 12 de octubre de ese mismo año, y fue enviado como vicario auxiliar para cooperar en la iglesia de Santiago Tianguistengo, estado de México, donde estuvo del mes de noviembre de 1908 a enero del siguiente año.

La convulsión revolucionaria que vivió el país de 1910 -1917 lo resintió la Iglesia Católica y, por ende, los sacerdotes, los cuales eran trasladados a los lugares en donde hacían falta, es por esto que el padre Lupito fue enviado como vicario auxiliar a Zinacantepec, estado de México, donde permaneció de enero de 1909 hasta abril de 1921; de ese lugar pasó a ejercer su trabajo como vicario fijo en Santa María Ajaloapan, estado de México, donde su estancia fue efímera, con tan solo nueve meses. De ese lugar fue asignado al pueblo de Tepepan, en Xochimilco.

El 21 de mayo de 1925 el padre Lupito llegó al pueblo de San Antonio Tecómitl, donde la comunidad lo recibió con los brazos abiertos. Ahí estuvo, como ya anotamos, 45 años realizando cotidianamente su trabajo espiritual que lo caracterizó por su fervor, la bondad y el respeto, pero ante todo su dedicación al Sacramento de la Reconciliación. La disposición al martirio fue constantemente renovada en aquellos tiempos de la guerra cristera que asoló a los estados del centro del país, donde los pueblos del sureste del Distrito Federal resintieron las disposiciones del gobierno de Plutarco Elías Calles de cerrar las iglesias. Ante ese panorama el padre Lupito, sin medir peligro alguno, no dejó de realizar sus ceremonias religiosas en forma clandestina e, incluso, en casas particulares del poblado.

Existen testimonios fehacientes por mantener el ex convento de San Antonio de Padua en excelentes condiciones materiales. Y como muestra, el padre Lupito invitó a los vecinos de Tecómitl a la bendición de la decoración efectuada a las 10 de la mañana del 11 de septiembre de 1938, donde citó a la Comisión para realizar estos trabajos, los cuales estuvieron a cargo de los señores Reynaldo Lavarrios y Crescencio Alva.

Durante su acción pastoral el padre Lupito se caracterizó por no cobrar ninguna tarifa por los servicios que realizaba, se identificaba con sus feligreses cuando realizaba alguna de sus actividades religiosas y sólo llegó a decir: «lo que sea su voluntad». Durante los años que estuvo en Tecómitl se coordinó para el progreso del poblado con el profesor Quintil Villanueva. El padre Lupito mantuvo unida a la población con obras realizadas en el templo, como fue el cambio del piso por mosaico, la refundición de la campana mayor y el levantamiento de la barda perimetral del atrio, entre otras obras.

Ante su avanzada edad, en 1970 las autoridades eclesiásticas le dieron la encomienda pastoral de Capellán en la iglesia de San Luis Tlaxialtemalco, Xochimilco.

El ocho de noviembre de 1984, a la edad de 103 años, los ojos del padre Lupito se cerraron para siembre en el pueblo donde dedicó su vida religiosa, San Antonio Tecómitl. Su muerte originó que los feligreses solicitaran a la delegada en turno, la licenciada Carolina Hernández Pinzón, que su cadáver fuera inhumado al pie del altar mayor, donde se encuentra el Cristo de la Preciosa Sangre.

Ante la presión de la gente, la delegada giró de inmediato un oficio al Instituto de Antropología e Historia para solicitar la autorización correspondiente a fin de inhumar el cadáver del padre Lupito donde los vecinos lo solicitaban. La petición de los vecinos fue autorizada por la licenciada María Teresa Estrada Vega, jefa del Departamento de Licencias e Inspección de la Dirección de Monumentos Históricos del Instituto Nacional de Antropología e Historia. ◊

(Fotografía de grupo: Visita al Santuario del Sacro Monte en Amecameca, México. Octubre 14 de 1937)

_____

* Presidente del Consejo de la Crónica de Milpa Alta

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: