Tecómitl en los mapas antiguos

Julio 19, 2017.- Los mapas son uno de los inventos más trascendentales

Por Manuel Garcés Jiménez* | Presidente del Consejo de la Crónica de Milpa Alta

La reflexión sobre el tiempo y espacio, lo que somos y lo que hemos sido, es a través de la historia gráfica de los mapas. Lamentablemente hoy en día solo sobreviven aquellos que fueron elaborados con la llegada de los españoles para poder informar a los Reyes Católicos del mundo recién conquistado y de las actividades realizadas.

Los mapas son uno de los inventos más trascendentales de la comunicación humana y una forma privilegiada con la que contamos para percibir los rasgos naturales, políticos y sociales de los distintos territorios que componen el Nuevo Mundo, por la cual, «los mapas tienen autoridad, reclaman y delimitan territorios; confirman la historia».

Mapa de Uppsala o de Santa Cruz

Uno de estos mapas antiguos del Valle de Anáhuac es el Uppsala, donde aparecen un poco más del 90 por ciento de los poblados que rodeaban a los enormes lagos de Texcoco, Chalco y Xochimilco. En este mapeado aparece una diminuta «olla de piedra», es el glifo que representa a Tecómitl, hoy parte de la delegación Milpa Alta.

A través de nuestra historia el mapa Uppsala o de Santa Cruz, realizado posiblemente por algún tlacuilo pocos años después de la conquista, es un referente indispensable para comprender nuestro pasado. Por medio de este mapeado observamos la crónica de como transcurría el año de 1550 del México Tenochtitlan y sus alrededores; su geografía, sus lagos, caminos y actividades cotidianas. Llama la atención ver en este mapa cómo Tláhuac y Mixquic se encontraban rodeados de agua en esos tiempos.

Como se había comentado, el valioso documento muestra a la izquierda el glifo de Tecómitl, a orillas del Teuhtli, con un personaje en posición de lanzar con la mano una pelota.

El poblado tenía la salida a los lagos de Chalco, Tláhuac y Xochimilco. Se observa la traza de un camino que provenía de la zona de los volcanes (Paso de Cortés), pasando por Ayotzingo, Tezompa y Tecómitl, entre otros; continuaba rumbo a Xochimilco, llegando a San Mateo Xalpan (Pochtlan), se unía con el camino de los pochtecas (comerciantes). Esto queda confirmado, pues en éste se observa a tales personajes llevando la carga de mercancías en la espalda, al parecer dicho elemento se refiere al comercio realizado desde lugares distantes, en lo que hoy podrían ser los estados de Morelos y Guerrero.

Durante el periodo colonial estos mapas permitían a los monarcas establecer una visión sobre las conquistas y la extensión de sus dominios. En la actualidad, son instrumentos indispensable para ubicar a lo que se denomina «pueblos originarios», además de permitir examinar y orientar la solución de posibles conflictos territoriales.

Mantengo en mi poder un facsimilar de 74 x 114 centímetros, en el cual se lee al fondo, del lado izquierdo: «Uppsala universitesbibliotek. Uppsala University Biblioteca de la Universidad de Uppsala». Puedo disfrutar y gozar de su contenido, inclusive con la ayuda de una lupa se puede admirar el mundo fascinante de los primeros años de la llegada de los españoles a estas tierras del gran Valle de Anáhuac.

El original se conserva en la Biblioteca de la Universidad de Uppsala, Suecia, razón por el que se le conoce con ese nombre. Cabe señalar que aparece en una esquina el nombre de Santa Cruz, dando la creencia que Alfonzo de Santa Cruz, el cosmógrafo real de Sevilla, habría sido el cartógrafo, autor del plano.

Respecto del original marcado con el año de 1550, la cronista del Centro Histórico, Ángeles González Gamio, señala que: «Santa Cruz nunca visitó México y evidentemente el autor del mapa estaba familiarizado con la ciudad y sus habitantes», e indica que: «No se sabe cómo llegó a Suecia. Una de las teorías es que el lingüista y viajero sueco Johan Gabriel Sparwenfeld lo haya comprado durante su visita a España a finales del siglo XVII, y que posteriormente lo donó a la biblioteca de la Universidad de Uppsala».

Mapa de México Tenochtitlan del Siglo XVI

Encontramos otro mapa donde aparece Tecómitl, el cual tiene fascinantes colores atribuido a la Librería Madero, del antiguo México del Siglo XVI. Fue realizado con base en la información de Luis González Aparicio y de Antonio Peñafiel. En la parte inferior aparece de nuevo el diminuto glifo de la «olla de piedra» a un costado del Teuhtli, se observa un camino que pasa a orillas del poblado, merodeando la zona lacustre e indicando que Tecómitl mantuvo la comunicación tanto por tierra como por agua.

En este interesante plano se ve la zona lacustre donde el lago de Chalco envuelve a Xico (ombligo); a Mixquic y Tláhuac rodeados de agua. Aparece Ayotzingo de donde partían las acallis a Tenochtitlan, así como los lagos de Xochimilco y Chalco, entre otros lugares.

Mapa de Xochimilco de 1779

El mapa es interesante y nos da una idea de la magnitud del entonces corregimiento de Xochimilco, los pueblos que contaban con los caminos que atravesaban las montañas, como fue el caso de Tecómitl, los nombres de las principales montañas, plano elaborado por el alcalde mayor de Xochimilco Ramón de San Juan Barroeta .

Mapa publicado por la revista Arqueología Mexicana

En este interesante mapa publicado en el suplemento del número 15 de la revista Arqueología Mexicana del año de 1995, encontramos interesante información respecto a la Cuenca de México al momento de la Conquista.

En dicho mapa se distinguen los nombres de los poblados que se localizaban a su alrededor de los lagos de Chalco, Xochimilco y Texcoco y Xaltocan. De nueva cuenta salta a la vista el glifo del poblado de Tecómitl al lado del Teuhtli, con su majestuoso cráter y los poblados que le rodean: Atlapulco, Tulyehualco, Ixtayopan y Atócpan. Como en los demás aparecen las islas de Xico, Mixquic y Tláhuac.

Memoria sobre Aguas potables de la capital de México

Otro valioso mapa en donde se puede encontrar una referencia de Tecómitl es el de un vetusto libro de pasta gruesa de color verde jaspeado con hojas amarillentas y algunas ya desojadas por los años, del que por fortuna mantengo un original adquirido en una de tantas «librerías de viejo» del Centro Histórico de esta ciudad capital, escrito en el año de 1884 por el doctor Antonio Peñafiel, con el nombre Memoria sobre aguas potables de la capital de México.

En la página 83 del citado texto aparece un mapa de tamaño doble carta a escala en cuyo centro leemos: «Lago de Xochimilco, Lago de Chalco», en el cual nuevamente salta a la vista el poblado de Tecómitl justo al lado del Teuhtli, cercano a los enormes lagos de Xochimilco y Chalco, con los pueblos vecinos: Ayotzingo, Tetelco, Míxquic, Iztayopan, Tulyehualco y Atlapulco. En la parte inferior del documento, a la izquierda, a la letra dice: «Reconocimiento del lago de Chalco practicado por el doctor Antonio Peñafiel, en los días 17,18 y 19 de febrero de 1884».

Este mismo mapa fue difundido en la revista Huetzalín de Xochimilco (órgano de difusión del Archivo de Xochimilco), que dirigía el maestro José Farías Galindo con el título: Subcuencas de Chalco y Xochimilco (1884). El mapa es pequeño y austero, pero no deja de ser interesante por la información que nos proporciona.

Mapa Chalco-Amecameca

Otro es el denominado «Chalco-Amecameca», elaborado por Carlos García Mora del Departamento de Etnohistoria del Instituto Nacional de Antropología e Historia (INHA), en el año de 1980. En éste encontramos al Teuhtli y Tecómitl rodeado de la llanura aluvial ribereña a la orilla de la antigua zona lacustre. Aparecen los poblados de Tepenahuac, Tlacotenco, Milpa Alta, así como la  hacienda de Santa Fe de los Ahuehuetes que se encuentra a orillas del pueblo de Tetelco, en Tláhuac.

Mapa de 1870 de la propiedad comunal de Milpa Alta

Finalmente, tenemos un singular mapeado con hermosísimos y vivos colores del territorio antiguo de Milpa Alta, Malacachtepec Momozco, donde observamos las mojoneras del año de 1870, delimitando con nuestros vecinos de los estados de México y Morelos, así como de las que hoy son las delegaciones de Tlalpan, Tláhuac y Xochimilco.

En la parte superior aparece el siguiente texto en antiguo español: «Mapa  de la Milpa I sus Tierras Milpan CHimalli El Rei Nuestro Señor  que Dios Guarde». Es aquí donde surge el pueblo de Tecómitl con el montículo natural que lo divide con San Juan Ixtayopan conocido como El Calvario, donde estaba una vetusta construcción. Actualmente en este lugar el pueblo de Tecómitl realiza la crucifixión de Semana Santa. ◊

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: