Estanislao Ramírez Ruiz, vida y obra

Investigación histórica-cosmogónica de un personaje ilustre de Tláhuac para el esclarecimiento de nuestra raíz autóctona

Por Baruc Martínez Díaz | Nosotros números 78, 79, 80, febrero, marzo y abril de 2005

Aclaraciones

La vida y obra del ingeniero Estanislao Ramírez Ruiz es casi desconocida en este territorio y aun en el pueblo de Cuitlahuac Ticic (hoy Tláhuac) de donde fue originario. Si acaso se menciona que fue un gran matemático, sabio e ilustre, entre otras cosas. Títulos que él mismo hubiera detestado dado su natural modestia.

Es, sin embargo, desconocida su participación como depositario de la tradición oral nahuatl, que le fue entregada desde su niñez y para lo cual fue preparado por su familia. Asimismo, no se sabe que él fue de los primeros en dar a conocer el mensaje del Huehuetlahtocan y que dirigió Cuauhtemoc al pueblo de Anahuac.

En los apuntes que siguen se darán a conocer aspectos poco mencionados de la vida y las acciones del ingeniero Estanislao Ramírez Ruiz; un estudio mucho más amplio debería realizarse, empero, los materiales de los que disponemos ahora no lo permiten. No obstante, seguiremos inmersos en la investigación de este personaje con la promesa de, en un futuro no muy lejano, poder ofrecer a los interesados un material extenso y mejor estructurado.

Aun con la escasez de fuentes históricas y todos los problemas que conllevan la elaboración de un escrito como éste, es necesario sacar a la luz la vida del maestro Estanislao. La juventud de hoy necesita observar cómo una persona que tiene una identidad bien fundada, en los valores autóctonos, puede sobresalir y vencer los obstáculos de un mundo occidental.

Por todas las razones anteriores emprendimos la tarea de reconstruir e interpretar la vida, la obra del temachtiani (guía) Estanislao Ramírez. Nuestra intención nunca será la de tergiversar la Historia, sólo presentamos lo que nos es posible fundamentar, en todo caso sugerimos lo que ahora no podemos comprobar.

En el año ome tochtli (dos-conejo), 1962 según el cómputo europeo, transciende don Estanislao Ramírez, pero aún quedan recuerdos de su paso por este plano físico y enseñanzas que depositó en el corazón de quienes todavía lo recordamos.

Estanislao 1

Estanislao Ramírez Ruiz

Ing. Estanislao I. Ramírez Ruiz. Zan ce ome tlahtolli. Sólo algunas palabras

Después de la guerra, que hoy conocemos como de Independencia, el naciente país, México, era muy inestable; económicamente estaba muy mal, pues los continuos enfrentamientos lo habían desfalcado. Además, gozaba de un extenso territorio, pero no de mano de obra y capital para echar a andar una economía de autosuficiencia [1].  Como siempre, la población indígena era mayoritaria, pero también la más paupérrima.

Una consecutiva oleada de revueltas, tanto internas como externas, sacudía al país; se sucedían presidentes tras presidentes. La guerra con los Estados Unidos de Norteamérica en 1848 dejó aún más arruinado a México, amén de perder más de la mitad de su territorio [2].

Después de un turbulento movimiento social llega al poder Benito Juárez. Con este presidente se inicia el fraccionamiento de las regiones comunales que durante la Colonia habían mantenido los pueblos autóctonos [3].  Ésta fue una de las causas, además de los grandes malestares políticos y económicos que asolaban al país, para una nueva sucesión de levantamiento armados en todo el territorio mexicano [4].

En el año de 1868 estalla una revuelta campesina en Chalco [5] , muy cerca del poblado de Tláhuac, encabezada por el anarquista Julio Chávez López. Aunque este movimiento fracasó, el recuerdo del dirigente campesino quedó en la memoria de los pueblos circunvecinos de la región sureña.

Más tarde llegaría al poder Porfirio Díaz, quien establecería un aparente orden con base en la fuerza, opresión y maltrato para con los humildes habitantes de México. Con todos estos elementos del horizonte histórico-cultural, llega al mundo nuestro personaje.

In yaotecatl itlacatiliz. El nacimiento de un guerrero

En esta época Tláhuac era un pueblo pobre, maltratado, igual que muchos, por las haciendas que explotaban a los pobladores del lugar. Este poblado pertenecía a la prefectura de Xochimilco en esos años [6].  Los habitantes del lugar vestían camisa y calzón de manta, un ceñidor a la cintura, sombrero de paja, las mujeres usaban «enaguas» largas, nadie calzaba huaraches, todos andaban descalzos [7].

El  día siete de mayo del año 1887 nace el niño Estanislao Isidro Ramírez Ruiz, producto del matrimonio entre don Manuel Ramírez Martínez y doña Casimira Ruiz Orozco, siendo originario del pueblo de Tláhuac [8].  En el seno familiar se le llamaba Isidro, esto se debió a que fue bautizado el día 15 de mayo, que, según el santoral, esa fecha estaba dedicada a San Isidro Labrador [9].

Su domicilio se ubicaba en la actual Avenida Tláhuac número 26, donde hoy se encuentran establecidas dos sucursales bancarias.

En esa época la educación básica consistía en tres años de primaria elemental y tres más en la Escuela Superior. En la población de Tláhuac sólo existía la primaria elemental, los que querían seguir con sus estudios debían viajar hasta el pueblo de Xochimilco, que era el más próximo. Estanislao ingresó primero a la primaria elemental en Tláhuac, más adelante, en 1898, se traslada a Xochimilco; para poder continuar con sus estudios se inscribe en la Escuela Superior Ignacio Ramírez.

Referente a estos momentos de su vida existe una anécdota que sobrevive en el pueblo nativo del ingeniero y que debido a lo significativo de ésta la incluimos en estos breves apuntes. Se cuenta que:

Al ingresar a la Escuela Superior, en Xochimilco, se levantaba muy temprano todos los días, después de asirse con lo necesario para partir rumbo a la escuela, abordaba una acalli, canoa, en lo que hoy se conoce como El lago de los reyes. Partía a las 6:00 am, aproximadamente, y remaba hasta llegar a su destino: el pueblo de Xochimilco. El trayecto duraba dos horas, más o menos, llegando exactamente a tiempo para entrar a su recinto escolar [10] .

Es notable el hecho de que en aquellos años, cuando la vida era dura y sobre todo en poblaciones alejadas, Estanislao tuviera la fuerza de voluntad para seguir estudiando. Hay que recordar que la mayoría de la gente se veía obligada a trabajar en vez de estudiar, además, en un pueblo alejado de los principales centros urbanos era difícil que alguien prefiriera prepararse académicamente, con todos los obstáculos que esto implicaba.

La familia Ramírez Ruiz era muy humilde, como la mayoría en Tláhuac, apenas tenía recursos suficientes para subsistir; sin embargo, deseaban que sus descendientes se superaran. De extracción indígena, campesinos todos ellos, eran descendientes directos del tlahtoani de Tetzcoco Ahcolhuahcan: Nezahualcoyotl [11], por esta razón eran muy respetados entre los habitantes de Tláhuac.

En este punto deseamos hacer algunas aclaraciones: en el pueblo natal del ingeniero todavía se conservaban muchas tradiciones provenientes del pasado indígena, aún en la actualidad es apreciable esto. Por ello, uno de los rasgos característicos es que existían familias descendientes de las clases gobernantes prehispánicas y esto les otorgaba respeto entre los habitantes indígenas. Además, estas familias eran las que conservaban de una mejor manera las tradiciones autóctonas, la historia, la lengua y las leyendas. En Tláhuac podemos hablar, principalmente, de dos familias de este tipo: Ramírez Ruiz y Chimalpopoca Galicia.

Miembros destacados de las citadas familias fueron: Faustino Chimalpopoca Galicia y Estanislao Ramírez Ruiz. Es menester hacer mención aquí de la labor del primer personaje anotado, aunque este documento no esté dedicado a su obra.

Don Faustino Chimalpopoca Galicia fue un distinguido estudioso de las culturas autóctonas, gran recopilador de documentos antiguos en lengua nahuatl y traductor de los mismos. Nació en 1805 en el antiguo barrio (calpulli) de Ticic, en el paraje denominado Tecaxic, y toda su vida la dedicó a la investigación y traducción.

La mayoría de los documentos de los que se tiene noticia sobre la antigua ciudad de Cuitlahuac Ticic (Tláhuac), fueron recopilados y traducidos por él; en la actualidad éstos se encuentran en diversas bibliotecas de México, Estados Unidos y Francia.

Fue maestro e intérprete oficial del bien conocido Maximiliano de Habsburgo; lo ayudó en la traducción, al nahuatl, de varios documentos dirigidos a los pueblos indígenas que habían perdido sus tierras comunales, debido al decreto del presidente Benito Juárez.

A la derrota y muerte del emperador Maximiliano, fue perseguido por las tropas juaristas. Debido a esto, su familia se quitó el apellido Chimalpopoca, conservando sólo el Galicia. Don Faustino huyó hacia Francia y, tiempo después, regresó a México y trabajó en el antiguo Museo Nacional de Arqueología, Historia y Etnología. Sobre su obra se conservan bastantes documentos, pero no se han reeditado. Murió en México en 1877 [12].

Pues bien, después de algunas aclaraciones y reflexiones, es necesario continuar con el estudio de la vida y obra del ingeniero Estanislao Ramírez Ruiz.

Al cabo de tres años en la Escuela Superior, Estanislao concluye la educación básica. Su siguiente punto será la Escuela Nacional Preparatoria. Don Manuel, su padre, deseaba que, después de cursar la preparatoria, se inscribiera en la Facultad de Medicina [13], empero, Estanislao abandona la preparatoria y junto con un amigo deciden formar parte del Colegio Militar de Chapultepec; esto sucedió en 1903, cuando tenía 16 años.

Tras de haber estudiado siete años en el Colegio Militar, en 1910 se gradúa como Teniente Técnico en Artillería. A raíz de la obtención del título mencionado, es comisionado para prestar sus servicios en la Fábrica de Municiones y Artificios, ubicada en Santa Fe, en el Distrito Federal. Nuestro personaje permaneció trabajando por espacio de dos años en esa fábrica, después de este lapso cambiaría decisivamente su vida, pues partiría rumbo a Francia.

De nueva cuenta se nos presentan problemas con las fuentes. Mientras el señor Perfecto nos dice que salió en 1912 con dirección a Europa, otra fuente [14] afirma que esto sucedió en 1914. Lo más probable es que hubiera sido en la primera de estas fechas, ya que se anota, en las fuentes, que Francisco I. Madero todavía estaba vivo y él murió el 21 de febrero de 1913 [15].

Don Perfecto Ramírez al respecto señala: «En el año de 1912 por el mes de marzo siendo presidente de la República el Sr. Francisco I. Madero, mi hermano [Estanislao] es enviado a Francia a perfeccionar sus estudios de Artillería en la escuela de Saint Chamond…» [16]  Al momento de zarpar, con miras de llegar a Europa, Estanislao es acompañado hasta aquel Continente por el entonces director del Colegio Militar: general Felipe Ángeles, quien después se uniría a Francisco Villa, en la llamada Revolución Mexicana. A los tres meses regresó el general Ángeles a México, por lo tanto Ramírez Ruiz se quedó solo en Francia.

Su permanencia allá duró dos años, en los cuales se hospedó en el hotel Lion D’or. Obtuvo una beca para estudiar en el Instituto Politécnico Francés, en París, donde concluyó la carrera de Ingeniería. También colaboró con especialistas de La Sorbona, por ejemplo, con el gran matemático y químico francés Francis Le Chatelier, quien estaba considerado entre los mejores especialistas de la materia. Tal vez, por esta razón, algunos habitantes de Tláhuac afirman que Estanislao fue considerado, en su tiempo, como el segundo matemático más importante del mundo [17], desafortunadamente esto no lo podemos constatar.

«Con fecha 1º. de enero de 1914 estando en París recibió un oficio de la Secretaría de Guerra donde se le comunicaba su ascenso a Capitán 2º. Técnico de Artillería…» [18]

Después conquistó la especialidad en Físico-Química y Termodinámica en la Universidad de Zürich, Suiza.

Más tarde se traslada a Alemania donde fue asignado a comisiones técnicas en la empresa Waffen und Munitions Fabriken (Fábrica de armas y municiones). Dejemos ahora que su hermano Perfecto nos cuente los siguientes sucesos:

«[…] estando mi hermano en este lugar [Alemania] se inicia la Primera Guerra Mundial, el Káiser Emperador de Alemania Guillermo Segundo, convoca a todo el cuerpo diplomático acreditado para explicar las razones para atacar a los países de Servia y Monte negro, mi hermano, nos dijo en su carta que le tocó en esa reunión estar a un metro de distancia del Emperador de Alemania…» [19]

Desgraciadamente no podemos saber hasta qué punto es real lo que describe el hermano del ingeniero Ramírez. Algunas cartas de este último se encuentran en poder de doña Consuelo Ramírez, sobrina de Estanislao. Tal vez pudiera estar esa carta que cita el señor Perfecto; sin embargo, no pudimos acceder a la información contenida en las cartas, por motivos que aquí no conviene citar. Por ello dejamos a consideración del lector la veracidad del pasaje anterior.

En esos años (1914), el gobierno mexicano dejó de mandarle dinero para su manutención, seguramente esto fue provocado por los conflictos internos que se vivían en el país con motivo de la llamada Revolución Mexicana. Como sea, Estanislao se vio en la necesidad de retornar a Francia, donde consiguió trabajo en la fábrica de automóviles Renault. En ese lugar el ingeniero conoce a la hija del gerente, de quien se enamora y poco más tarde se casa con ella en París. Estanislao mandó una fotografía de su boda vestido de militar, según cuenta su hermano don Perfecto [20].

Más tarde, en compañía de su esposa viajan a Estados Unidos de Norteamérica. En este país conoce y colabora con William H. Walker y Arthur D. Little, profesores del Massachussets Institute of Technology y creadores de la carrera de Ingeniería Química en el ya citado país [21].

Un buen día, en 1918, el ingeniero, después de varios años, llega a su pueblo natal: Tláhuac. Venía acompañado de su esposa de origen francés Marlie Barlot, con quien visitó a su familia para saludarlos. Ellos se establecieron aquí en México en la calle de Argentina número seis.

Después de su llegada a México busca a sus ex-compañeros del Colegio Militar, algunos de ellos son los siguientes: Jacinto Treviño, Jesús M. Garza y Marcelino García Barragán, todos ellos ya ostentaban el grado de General y con el ingeniero Ramírez fundaron una revista; por el momento no hemos conseguido el nombre de esta revista ni de los demás compañeros del ingeniero. En un lapso de diez años permaneció formando círculos científicos y culturales, además impartía clases de matemáticas en el Colegio Militar de San Jacinto y en la Escuela Normal Superior [22].

Amén de las ya citadas instituciones el ingeniero se dedicó a la impartición de cátedras en diversos lugares:

En febrero de 1925 se incorporó a la Facultad de Química y de Farmacia y Escuela Práctica de Industrias Químicas para impartir el curso de Física Industrial, en donde enseñó operaciones unitarias. Con su gran capacidad creativa y con base en el curso que impartía, estructuró la carrera de ingeniero químico [23].

En 1928, Estanislao Ramírez y su esposa Marlie se dirigen rumbo a Francia, tierra natal de esta última. Su estancia duró tres años en ese país, él regresó a México; sin embargo, Marlie ya no pudo volver debido a fuertes problemas de salud [24].  Por este motivo nuestro personaje visitaba a su esposa constantemente en Francia.

A su regreso vuelve a impartir las cátedras de Matemáticas en el Colegio de San Jacinto y, además, en la Facultad de Ingeniería de la Universidad Nacional Autónoma de México. Escribió un libro sobre balística que estuvo en vigencia en la primera de estas instituciones, la fecha de este texto es imprecisa, pudo haber sido en 1935 o en 1936.

En 1937, periodo en que gobernó el general Lázaro Cárdenas, Estanislao en compañía de otros ingenieros, fundan el Instituto Politécnico Nacional. Algunos de los ingenieros que participaron fueron: «[…] Luis Enrique Erro, Juan de Dios Bátiz» [25] . Actualmente, en el auditorio del edificio número ocho de la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractiva, se encuentra un busto con la leyenda: Ingeniero Estanislao Ramírez Ruiz. Además, el Instituto Mexicano de Ingenieros Químicos otorga, año tras año, el premio Estanislao Ramírez Ruiz a la excelencia académica en Ingeniería Química; asimismo, el Centro de Estudios Científicos y Tecnológicos (CECyT) Número 3 lleva el nombre de nuestro personaje.

Con el inicio de la Segunda Guerra Mundial, en 1939, el ingeniero Estanislao perdió contacto con su esposa Marlie. Pasados algunos años, él trató de buscarla, pero nunca le dieron alguna razón de ella. Éste fue el fin de su relación. Más tarde, posiblemente entre los años de 1940 y 1942, volvió a contraer nupcias con la mexicana Genoveva Arias, con quien adoptó a dos niñas, a quienes llamaron Rosa María y Ana María Ramírez Arias [26].

En 1945, propuso que se fundara la carrera de Ingeniería Química Industrial, tanto en el Instituto Politécnico Nacional como en la UNAM, propuesta que fue aceptada. En 1948 fue miembro fundador de la Escuela Superior de Ingeniería Química e Industrias Extractivas (ESIQIE), dentro del seno del Politécnico.

En 1952, el ingeniero Estanislao Ramírez Ruiz fungió como candidato para senador del Distrito Federal por parte del Partido Popular Socialista (PPS), el cual llevaba a la presidencia de la República al licenciado Vicente Lombardo Toledano [27].

En el año de 1958 el ingeniero intercede para que en su pueblo natal, Tláhuac, existiera una Escuela Secundaria, pues carecía de ella. Después de algunos meses comienzan las obras de construcción para la naciente institución educativa [28].  Actualmente, la Escuela Secundaria Técnica Número 46 lleva su nombre, por ser él quien intercediera para su construcción.

Según cuenta su hermano don Perfecto, Estanislao se pasaba noches enteras resolviendo problemas matemáticos, fumando una gran cantidad de cigarrillos y, además, bebiendo café [29].  Más tarde, contrajo la diabetes. «Ingresó a la Universidad Nacional Autónoma de México como profesor, donde impartió la cátedra de Matemáticas hasta que perdió la vista (en 1959)» [30].

El 11 de octubre de 1962 parte rumbo al mictlan (lugar de los muertos), en un viaje sin regreso, el hombre que con base en el esfuerzo y voluntad alcanzó el vuelo de un águila cósmica circundando los cielos de la inmortalidad y, sobre todo, la libertad total y la fusión con el Cosmos [31].  Sus restos se encuentran en el Panteón Francés de la Ciudad de México.

18983403_10208977240619564_154219181_n

Hombre ilustre de Tláhuac

In ze zazanilli itechcopa Estanislao inemiliz. Un mito en la vida de Estanislao

Antes de pasar al siguiente punto, donde trataremos algunos aspectos de la vida de Estanislao que la mayoría desconoce, tenemos que citar un viejo mito que gira entorno a su persona en su pueblo natal, Tláhuac. Esto será brevemente tratado, pues la mayoría de nuestras fuentes y, de acuerdo con nuestra propia interpretación, descartan la posibilidad de este mito que hoy debe desaparecer de las mentes de los habitantes de este pueblo.

Según este mito, se cuenta que el ingeniero Estanislao Ramírez Ruiz fue un traidor con su pueblo, Tláhuac, porque después que estudió y se preparó, dijo que él no había nacido en Tláhuac y que no le debía nada a los de este pueblo [32].  Lo anterior no puede ser sostenido y ahora explicaremos por qué. En primer lugar, existen fuentes escritas que afirman que el señor Estanislao era de Tláhuac, algunas de ellas se basan en pláticas que el ingeniero sostuvo con sus respectivos autores.

Los familiares del señor Estanislao niegan este mito; ahora bien, se podría alegar que su familia nunca lo va a aceptar porque eso mancharía la imagen de nuestro personaje. Empero, existen otras personas, conocedoras del tema, que afirman que el ingeniero nunca negó ser de Tláhuac [33].

Aquí sólo basta citar algunas fuentes que señalan que el ingeniero era de Tláhuac y se enorgullecía de serlo. Uno de los documentos afirma lo siguiente: «Nació en 1887, en Tláhuac, Distrito Federal, se sentía orgulloso de su origen indígena, a menudo comentaba que descendía en forma directa del rey Netzahualcoyotl (sic) –debe ser Nezahualcoyotl– y era muy respetado por su abolengo entre los habitantes de su ciudad natal» [34]. En otro texto, publicado por el Politécnico, se refiere que: «Nació en Tláhuac, Distrito Federal. Fue un indígena con gran abolengo, descendiente de manera directa del rey Nezahualcóyotl. Los habitantes de ese pueblo lo trataban con respeto (…) Tuvo en gran orgullo ser uno de los más puros representantes de nuestra raza» [35].

Hasta ahora los que sostienen este mito no han presentado más pruebas que «cuentos de oí decir» y, desde luego, no podemos seguir creyendo y manteniendo estas calumnias que vertieron en contra de Estanislao. Además, con las fuentes escritas que se presentaron se puede rebatir el mito, pero existen algunos documentos más, los cuales se presentarán en el siguiente apartado de este breve escrito sobre la vida y la obra de Estanislao.

Occe tlamantli itechcopa Estanislao inemiliz. Otros aspectos de la vida de Estanislao

En este apartado trataremos aspectos que en la vida del maestro Estanislao Ramírez no se mencionan, o por lo general pasan inadvertidos y sin relevancia para el estudio de su trayectoria. Inclusive, sus mismos descendientes ignoran estas peripecias y avatares que nuestro personaje emprendió a través de su paso por la madre tierra. Esta faceta, casi desconocida diríamos, del ingeniero, no es menos importante que las anteriores, donde aparece como gran científico.

Por lo antes mencionado en esta breve investigación, es muy significativo, sobre todo, «revelar» que Estanislao Ramírez Ruiz tenía conocimiento de la lengua nahuatl, comprendía los principios de la cosmopercepción antigua, se ocupaba del cómputo autóctono y demás quehaceres sobre nuestra herencia ancestral.

Su hermano Perfecto menciona que «últimamente en 1938 estaba aprendiendo el mexicano con un nativo de Milpa Alta, D.F.» [36]. Empero, esta afirmación nos parece dudosa, ya que varias fuentes y personas que aún viven, afirman que el ingeniero sabía la lengua nahuatl de nacimiento. Tenemos que dejar en claro esto: para el año en el que nace nuestro personaje (1887), gran parte de la población de Tláhuac sabía hablar en nahuatl, es bien conocido que en los últimos años se perdió esta característica. Por lo tanto, no es raro que Estanislao supiera desde su nacimiento este idioma. Lo que sí pudo ocurrir es que, permaneciendo mucho tiempo en el extranjero, olvidara muchas palabras, estructuras y otros elementos propios del idioma, por lo tanto, tuvo que recurrir a otros hablantes para recordar lo que había olvidado.

18985335_10208977240659565_2132884602_n

Estanislao Ramírez acompañado del ingeniero Juan de Dios Bátiz Paredes

El personaje al que se refiere don Perfecto Ramírez es el ingeniero químico Juan Luna Cárdenas, quien, al parecer, no era de Milpa Alta, sino de Yauhtepec, Morelos. Junto con Luna Cárdenas emprendieron una intensa tarea para la reivindicación y difusión de los valores autóctonos. Formaron la Academia de la Lengua Aztekatl (Aztekatlahtolmelauhkan), la cual publicó diversos libros, entre ellos destacan tres del ingeniero Ramírez Ruiz: Fundamentos del juego infantil malakaçon, Tres temas aztekatl y La matemática y una teogonía. Desafortunadamente, no hemos podido localizarlos, pero existen referencias precisas sobre su existencia [37].

Su participación como difusor de la cultura nativa, el escribir algunos libros sobre el tema, la impartición de conferencias en la Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística acerca de las matemáticas prehispánicas, lo colocan como una persona que poseía conocimientos profundos de la tradición indígena, entre los cuales se encontraba el dominio de la lengua nahuatl, la cual habló toda su familia.

En los textos que se citarán a continuación se advertirán elementos casi desconocidos sobre su vida y obra en pro de la difusión de la cultura autóctona y que sus biógrafos anteriores no han tomado en cuenta, como parte fundamental, o no han tenido noticia de ello.

La doctora Paula Gómez Alonzo, en una breve conferencia sobre pensamiento nahuatl, afirma lo siguiente:

«Y para demostrar cómo todavía hay mucho qué investigar en libros, en archivos y en tradiciones orales, hoy deseo presentar a ustedes un aspecto del pensamiento nahoa, que obtuve por tradición oral directa, del señor ingeniero don Estanislao Ramírez, quien falleció en esta capital el 11 de octubre de 1962, después de una larga y fructífera vida dedicada a la ciencia, pues fue él uno de los fundadores en México de la carrera de Ingeniero Químico» [38].

Continúa, la doctora Gómez Alonzo, exponiendo algunos puntos sobre la vida de nuestro personaje:

«Don Estanislao Ramírez había nacido en Itztapalapan (sic), del DF, y era descendiente de las familias más nobles del lugar, las cuales conservan sus tradiciones hasta un grado muy alto. Es de notarse  que en Itztapalapan (sic), hoy en día, aún son reconocidas ciertas familias como descendientes de la nobleza pre-europea, y estimadas, y reverenciadas como tales, en forma privada y no ostensible, aun cuando en la actualidad dichas familias desempeñen los más humildes menesteres» [39].

Al referirse la doctora Gómez Alonzo al lugar de procedencia del maestro Estanislao, comete un error que está deformando la realidad histórica. Ella sostiene que el ingeniero Ramírez Ruiz nació en Itztapalapan, lo cual no puede ser admisible. Es un hecho muy conocido que él tuvo como cuna de su nacimiento al pueblo de Cuitlahuac Ticic (Tláhuac), y no a Itztapalapan. El equívoco pertenece a la doctora Paula Gómez, porque en el texto de Estanislao se menciona al Calmecac (escuela superior) de Cuitlahuac (Tláhuac); si él hubiera nacido en Itztapalapan mencionaría al Calmecac de ese pueblo y no al de la primera población [40].

La doctora en filosofía continúa su relato de esta guisa:

«Este hecho nos da una idea del celo con que han guardado sus tradiciones, su moralidad y su educación los descendientes de nuestros antepasados, aun cuando siempre en lo que podríamos llamar ‘clandestinidad’. Muy sabido es que en casi todas las regiones del país fuertemente pobladas por núcleos autóctonos, se conservan tradiciones, documentos, formas de vida, costumbres, prácticas educativas, así como lenguaje» [41].

En estas breves, pero fructíferas líneas, la autora nos describe una situación que aún continúa vigente en muchos lugares. El caso específico sería Tláhuac, pueblo donde todavía persisten grandes tradiciones y costumbres que tienen sus orígenes en el mundo prehispánico y que, a pesar de la globalización, se niega a abandonar la raíz primigenia a cambio de un mundo «moderno y civilizado».

Es muy interesante que se mencione la «clandestinidad» como medio para la conservación de tradiciones antiquísimas; esto puede explicar el por qué no aparece mencionado en ninguna fuente histórica, anterior al siglo XX, el Calmecac de Cuitlahuac, al cual pertenecía el señor Ramírez Ruiz. Esta institución «clandestina» se ocupó de transmitir, durante cuatrocientos años, después de la invasión española, los conocimientos adquiridos por los pueblos de Anahuac; asimismo, compartió a sus adeptos el mensaje que dirigiera el Huehuetlahtocan (consejo de ancianos), por boca de Cuauhtemoctzin, a los pueblos autóctonos el día anterior a la capitulación de la ciudad de Mexihco-Tenochtitlan [42].

Nuestra investigadora prosigue con su conferencia y nos comparte:

«Don Estanislao Ramírez, recibió de padres y abuelos una educación muy especial, totalmente de acuerdo con las normas autóctonas: se le enseñó a luchar, a conocer la naturaleza y servirse de ella para conseguir su alimentación; se le enseñó a trabajar y a estimar la actividad como lo más valioso de la vida. Perdió a sus padres cuando era todavía niño. Hizo brillantes estudios en el Instituto Politécnico Francés, donde recibió el título de ingeniero» [43].

He aquí una descripción del modo en que fue educado nuestro personaje de acuerdo, siempre, con la forma de ser de nuestros antepasados. Con este tipo de enseñanza Estanislao desarrolló muchas de sus capacidades como ser humano y logró alcanzar sus metas y sobresalir, en una palabra, llegó a hacer actividades extraordinarias. En lo que respecta a que haya perdido sus padres cuando niño, pensamos que no es del todo coherente esta información con la investigación que hemos realizado. Sobre todo, hay que atender a un hecho: al momento en que escribe estos datos la doctora Paula, ya había trascendido el maestro Ramírez Ruiz. Muchos mitos se empezaron a tejer entorno a su persona, trataron de idealizarlo. Nuestra intención no es ésa, nosotros procuramos apegarnos a la realidad histórica, por ello hacemos este tipo de aclaraciones.

Siguiendo con su relato, la señora Gómez Alonzo aclara que:

«No nos ocuparemos precisamente de su carrera científica, de la que hay mucho que decir, pues su capacidad matemática era muy grande y la aplicó ampliamente en trabajos y cátedras de toda índole. Nos ocuparemos tan sólo de exponer las versiones que (…) pude obtener de viva voz en varias sesiones. (…) El único propósito (para publicar estas pláticas es) que se conserve alguna memoria de esta expresión genuina, conservada por un anahuaca, y sostenida y cultivada en su mente a través de largos años y de culturas científicas muy diferentes, las que no lograron hacerlo olvidar la tradición recibida de sus padres» [44] .

Después de las consideraciones anteriores, la maestra da a conocer los comentarios del señor Estanislao acerca de la sabiduría de Anahuac. Cualquiera que revise someramente esos comentarios podrá percibir que el ingeniero Ramírez sí conocía la lengua nahuatl, ya que hay bastantes términos que él usa en forma metafórica; una persona que no sabía nahuatl difícilmente podría manejar el tema de la cosmopercepción con tal maestría.

Quienes pusieron en contacto a la doctora Gómez Alonzo y al ingeniero Ramírez Ruiz, fueron los señores: licenciado Rodolfo Nieva López y el doctor en Derecho Ignacio Romerovargas Yturbide [45], los dos activos miembros del Movimiento Confederado Restaurador de Anauak. De hecho, Estanislao tenía estrecha relación con los dos últimos y participó en diversas actividades al lado de ellos.

Además, el ingeniero, también conoció al notable investigador de las matemáticas prehispánicas David Esparza Hidalgo, quien lo calificó como «nahuatlato notable» y presentó varios textos de don Estanislao Ramírez Ruiz [46].

Pensamos que con lo que se ha señalado queda demostrado que nuestro personaje tenía amplios conocimientos con respecto a la cultura autóctona y que estos conocimientos los había recibido por medio de sus padres, quienes se los transmitieron siguiendo la gran cadena de tradición oral que se formó después de la invasión española, como mecanismo para preservar la tradición histórica-cultural de los pueblos nativos.

Otro aspecto que nunca se menciona del maestro Estanislao es su participación como traductor de la lengua náhuatl; sin embargo, sabemos que él junto con el ingeniero Juan Luna Cárdenas, tradujeron el documento conocido con el nombre de Unos Anales históricos de la Nación mexicana de 1528 del nahuatl al español. Lo anterior nos lo confirma la maestra Eulalia Guzmán, quien afirma que: «…esta traducción (del documento citado, fue) hecha al español inicialmente por los ingenieros Estanislao Ramírez y Juan Luna Cárdenas» [47].

Seguramente realizó más traducciones de otros documentos, empero, en este momento no nos es posible afirmar esto, sólo lo sugerimos, pero conforme pase el tiempo y localicemos más datos con referencia a este tema lo podremos saber.  Por el momento, tan sólo tenemos la certeza de que él tradujo este importante documento [48].

También sabemos que el ingeniero participó en el momento en que la maestra Eulalia Guzmán «descubrió» los «restos de Cuauhtemoc», que tan debatidos fueron y todavía, hasta nuestros días, continúa siendo polémica. No tenemos la intención de rememorar este debate, lo que aquí nos interesa es la participación de nuestro personaje. El trabajo del ingeniero consistió en calcular la antigüedad de la placa de cobre que hallaron junto a los «restos de Cuauhtemoc». De esta manera se nos informa que: «En agosto de 1951 el ingeniero y matemático don Estanislao Ramírez, (…), calcula también la antigüedad de oxidación que cubre la placa ovalada de cobre (…) y sus cálculos arrojaron (…) una edad mínima de 387 años» [49].

En las líneas anteriores se pone de relieve sus conocimientos físico-matemáticos aplicados al área de la arqueología y como partícipe de grandes acontecimientos que estremecieron al país; el «descubrimiento de los restos de Cuauhtemoc», sean falsos o verdaderos los hallazgos, marcó una nueva etapa en el desarrollo histórico de este territorio.

Hasta hoy, pocos han reconocido la labor del maestro Estanislao, cuando él dio a conocer el significado de varios conceptos importantes en la cosmopercepción antigua. Uno de estos significados fue el de Tezcatlipoca, que para el maestro Ramírez simboliza la memoria. Entre los pocos, que reconocen la actividad de nuestro personaje, en el ámbito de la cultura nahuatl, se encuentra el maestro Arturo Meza [50].

Además, existe un libro sobre los mayas [51] que utiliza varios textos del ingeniero, pero sin mencionar la fuente ni quién es el autor; cualquier persona que haya leído el libro de la doctora Paula podrá observar que los escritos son los mismos. Es una lástima que no se mencione el nombre de Estanislao Ramírez como autor de esos textos y que su obra continúe siendo casi desconocida por los investigadores de nuestra cultura ancestral.

Pero el libro de los mayas no es el único que contiene textos del ingeniero, la Universidad Nahuatl publicó un escrito, realizado por Ignacio Vejar López, titulado Mexikayotl, mexicanidad, el cual contiene algunos textos pertenecientes a la pluma de don Estanislao [52].  En esta investigación tampoco se menciona que los textos citados y entrecomillados pertenecen al ingeniero Ramírez y, por lo tanto, forman parte de la tradición oral del actual pueblo de Tláhuac.

El ingeniero también nos legó un canto que era recitado en el Calmecac de Cuitlahuac y que dice así:

«Que la vista, el oído, el olfato, el gusto, y el tacto, coman con avidez, y como las abejas, transformen sus alimentos en miel, y que con esta miel alimenten a Tezcatlipoca. Que con carne y sangre del corazón de Tezcatlipoca se alimente Quetzalcóatl, y que Huitzilopochtli coma su propia carne y beba su propia sangre» [53].

Es necesario, para entender este canto, conocer mínimamente la cosmopercepción de nuestros abuelos. Algunos estudiosos creen que esto es prueba de los supuestos «sacrificios humanos» porque se menciona comer el corazón. No obstante, lo que se está usando es la metáfora, de otra forma se podría decir este canto:

Que los sentidos coman con avidez, y que como las abejas, transformen estos conocimientos en algo productivo, para que esos conocimientos alimenten a la MEMORIA, y con la memoria se nutra y alimente a la INTELIGENCIA, pero la VOLUNTAD, tiene que alimentarse a sí misma… [54]

En el párrafo anterior observamos el significado de Tezcatlipoca, Quetzalcoatl y Huitzilopochtli como la memoria, la inteligencia y la voluntad respectivamente; esto nos fue transmitido por el maestro Estanislao Ramírez. Hoy en día, muchos estudiosos continúan usando estos mismos conceptos, sin saber que fue el nativo de Tláhuac quien los dio a conocer.

Otro de los señalamientos que él realizó fue en relación al significado del vocablo teotl, que regularmente es traducido como «dios», sin darse cuenta que éste es un concepto de Occidente. Con respecto a esto señala: «El nombre de Teotl es genérico. No es el Theos de los griegos, y su traducción al español no debía ser dios» [55]. Lo que quiso demostrar don Estanislao es que el concepto de dios sólo corresponde a Occidente, las concepciones sagradas y demás elementos del pensamiento nahuatl de ninguna manera corresponden ni deben ser traducidos o colocados en el término dios.

Hasta la fecha son muy pocos los investigadores que han tomado en cuenta estas apreciaciones de Estanislao.

También debemos destacar su participación en la antropología crítica, quien junto con personajes como Eulalia Guzmán y Domingo Martínez Paredez, combatió el uso del término «indígena» e «indio» [56].  Otra de sus propuestas, que por cierto hoy muchos estudiosos aceptan, era la educación bilingüe para los pueblos autóctonos y de acuerdo a su forma de pensar, sin factores que les fueran ajenos.

19022078_10208977240739567_682154900_n

Un personaje polifacético

Como podemos apreciar, el ingeniero Estanislao Ramírez Ruiz tuvo muchas facetas que no sólo se limitaron al ámbito de la ciencia físico-matemática, sino que incursionó en el campo de la arqueología, la antropología crítica, la historia oral y la cosmopercepción autóctona, entre otras. Es este aspecto, el menos estudiado en la vida de nuestro personaje, biografías sobre él son muy pocas las que existen, amén de que sobran las imprecisiones sobre su vida y su obra.

Como último punto y, quizás, de los más importantes, es el que haya dado a conocer el mensaje que el Huehuetlahtocan (Consejo de ancianos) dirigiera, por boca de Cuauhtemoctzin, al pueblo de Anahuac. Este mensaje se volvió a conocer en los años 50, gracias a la labor del Movimiento Confederado Restaurador de Anauak. Producto de las pláticas que el maestro Estanislao sostuvo con varios miembros del grupo ya citado fue el libro Mexikayotl, Filosofía nauatl [57], que contiene el mensaje que proporcionó nuestro personaje a la autora del libro citado.

Así, María del Carmen Nieva López nos refiere acerca de Estanislao:

«La tradición verbal me fue transmitida por los descendientes del gran Kalmeka de Tlauak, Distrito Federal, encabezados por el ilustre representativo de nuestra Raza y gran Matemático señor Ing. Estanislao Ramírez. Tlauak fue un gran Centro de Cultura y en él florecieron instituciones notables como el mencionado Kalmeka, el que a la caída de la ciudad, centro de la Raza y capital de Anauak, tuvo el cuidado de retransmitir la multimencionada consigna de 12 de Agosto de 1521, a fin de que se realizara fielmente de manera que cumpliera con eficiencia sus propósitos [58].

Este mensaje hasta nuestros días continúa siendo transmitido y ya aparecieron más personas que también lo guardaron durante los años de invasión [59]. El libro anterior no es la única fuente donde aparece mencionada la persona de Estanislao Ramírez, existen otras más, entre ellas se nos refiere que la versión, del Mensaje de Cuauhtemoctzin, que presenta el licenciado Rodolfo Nieva López «procede del Calmecac de Tlahuac y que fue proporcionada por el ingeniero Estanislao Ramírez» [60].

Además en otra fuente, se afirma que Nieva López recibió el mensaje por conducto del señor Ramírez Ruiz, así el doctor Francisco de la Peña Martínez nos refiere: «Nieva dice haber conocido este mandato a través de los descendientes del Calmecac de Tláhuac, en la ciudad de México, y en particular por Estanislao Ramírez (un simpatizante de la mexicanidad interesado en las matemáticas prehispánicas)». Y, más adelante, vuelve a mencionar el mismo autor: «Nieva afirma haber recibido esta consigna a través de Estanislao Ramírez, un ingeniero nativo del pueblo de Tláhuac y supuesto depositario de la consigna a través de la tradición oral» [62].

Hemos podido apreciar que aparece en varias fuentes el ingeniero Estanislao como depositario de la Consigna de Anahuac o mensaje de Cuauhtemoctzin, esto podría darle más veracidad. Ahora bien, su hermano Perfecto Ramírez, en la información que ha dejado, nunca menciona que aquél poseyera este mensaje; para comprender esto debemos recordar que este tipo de información, vía tradición oral, sólo era transmitido al primogénito de cada familia [63].

También debemos recordar que en el sitio de la ciudad de Mexihco-Tenochtitlan, se encontraban defendiéndola habitantes del pueblo de Cuitlahuac Ticic (hoy Tláhuac), por esta razón resulta fácil creer que el mensaje permaneciera oculto en este pueblo. Hoy, muy pocos saben que el temachtiani Estanislao Ramírez Ruiz sacó a la luz este mensaje para que nuestro pueblo lo conociera y tomara conciencia de nuestro pasado y devenir históricos.

En esta pequeña biografía del ingeniero no podían faltar estos elementos, casi desconocidos para la mayoría, inclusive para sus propios descendientes, y que, además, son tan importantes como su desempeño científico. Nuestro deseo hubiera sido realizar un escrito de mayor envergadura, empero, como ya antes se dijo, los materiales con los que contamos no alcanzan para darle una mayor extensión a este trabajo. No obstante, conforme pase el tiempo y sigamos investigando, aparecerán nuevos datos acerca de este importante personaje oriundo de Tláhuac y digno representante de la estirpe indígena.

Hasta aquí nuestro trabajo, esperemos le sirva de algo al lector conocer la obra de este personaje, pues sin tratar de magnificarlo fue una persona que dejó huella en su paso por tlalticpac, sobre la tierra. La versión del mensaje que dio a conocer Estanislao se encuentra en un anexo de este pequeño escrito.

Timitzmotlazohcamachililiah ipampa mochi tlamatiliztli tehuatzin otitechmomaquilih

Anexo 1

Nauatilamatl. Mensaje.

Totonal yomotlatih,

Nuestro sol se ocultó,

totonal yoixpolih,

nuestro sol se perdió de vista,

iuan zentlayouayan

y en completa oscuridad

otechkahteh.

nos ha dejado.

Mach tikmatih man ka okzepa ualla,

Pero sabemos que otra vez volverá,

man ka okzepa kizakin,

que otra vez saldrá,

iuan yankuiotika techtlauilikin.

y nuevamente nos alumbrará.

Mach inoka ompa kah, miktlan maniz

Pero mientras allá esté, en la mansión del silencio,

man zan ueliui tozentlalikan, totechtechokan,

muy prontamente reunámonos, estrechémonos,

iuan toyolnepantla, tiktlatikan

y en el centro de nuestro vivir, escondamos

nochi in tlen toyol kitlazohtla,

todo lo que nuestro corazón ama,

ki ueyi tlatkiomati.

que sabemos es gran tesoro.

Man tikinpohpolokan toteokaluan,

Destruyamos nuestros recintos al principio creador,

tokalmekauan, totlachkouan,

nuestras escuelas, nuestros campos de pelota,

totelpochkauan, tokuikakaluan.

nuestros recintos para la juventud, nuestras casas de canto.

Man mozelkauakan tohumeh

Que solos queden nuestros caminos

iuan man tochantzakua

y que nuestros hogares nos encierren

kin ihkuak kixouaz toyankuiktonal.

hasta cuando salga nuestro nuevo sol.

In tahtzitzin iuan in nantzitzin,

Los papacitos y las mamacitas,

ma aik kilkauakan kimilhuizkeh itelpochuan,

que nunca olviden conducir a sus jóvenes,

iuan matechnazkeh mopipiluan inoka nemizkeh,

y enseñarles a sus hijitos mientras vivan,

uel kenin yoko,

cómo buena ha sido,

kin axkan totlazohanauak,

hasta ahora nuestra amada Anauak,

in tlanekiliz iuan tlapeluiliz in tonehtoltilizuan,

al amparo y protección de nuestros destinos,

iuan zan ye no pampa tokenmauiliz  iuan tokempololiz,

por nuestro gran respeto y buen comportamiento,

okizelihkeh totiachkatzitziuan,

que recibieron nuestros antepasados,

iuan tlen totahtzitzin auik yolehkayopan,

y que nuestros papacitos muy entusiastamente

okixinachtokateh toyelizpan.

sembraron en nuestro ser.

Axkan tehuan tikintekimakah in topilhuan,

Ahora nosotros ordenaremos a nuestros hijos,

amo kinilkauazkeh kinnonotzazkeh mopiluan,

no olviden informar a sus hijos,

uel kenin yez, kenin imahkokiz iuan uel kenin chikahkauiz,

cómo buena será, cómo se levantará y cómo bien alcanzará fuerza,

iuan uel kenin kiktzonkixtitin iueyikanehtoltiliz,

y cómo bien realizará su gran destino,

inin totlazohtlalnantzin Anauak.

ésta nuestra amada madre tierra Anauak.

Mexihko-Tenochtitlan.

12 de agosto de 1521.

Mahtlaktli iuan yei kuetzpalin ilhuitl, tlaxochimako metztli, yei kalli xiuitl.

Nota: En este mensaje se ha respetado la forma en que el ingeniero Estanislao Ramírez Ruiz escribía el idioma nahuatl.

Anexo 2

Como último punto en este apartado se les presenta el canto que diera a conocer el maestro Estanislao Ramírez. Recordemos que este canto era recitado en el Huey Calmecac de Cuitlahuac, además de que ahí se encontraba plasmado gran parte de la educación y cosmopercepción de nuestros antepasados.

Lo importante es conocerlo en nahuatl, pues expresa mejor el sentido que nuestros abuelos quisieron darle, nosotros hemos realizado la correspondiente traducción, con ayuda del temachtiani Santos De la Cruz Hernández, nahuatlahto. El nahuatl se ha tratado de estructurar de acuerdo con el llamado «náhuatl clásico». Desde aquí le damos las gracias al maestro Santos De la Cruz, por su ayuda proporcionada. Timitzmotlazohcamachililiah ipampa tehuatzin otitechmopalehuilih.

Nahuatlahtolcopa:

In totlachializtzin, in totlacaquiliztzin, in totlahnecuiliztzin, in totlacamayehyecoliztzin ihuan in totlamachiliztzin, mah ihciuhca motlacualtihcan ihuan mah inyuhquin necuhzayoltzitzin, intlacualtzin mah quimocuepiltihcan in necuhtzin, ihuan ica inin necuhtzin mah quimocualti Tezcatlipoca, ica inacayo ihuan iyolezo Tezcatlipoca quimoyolitiz Quetzalcoatl, ihuan Huitzilopochtli mah monacacuahtzinoh ihuan mah moyezonihtzinoh.

Caxtilancopa:

Que la vista, el oído, el olfato, el gusto, y el tacto, coman con avidez, y como las abejas, transformen sus alimentos en miel, y que con esta miel alimenten a Tezcatlipoca. Que con carne y sangre del corazón de Tezcatlipoca se alimente Quetzalcoatl, y que Huitzilopochtli coma su propia carne y beba su propia sangre.

El sentido de estas palabras ya se explicó líneas arriba. ◊

_____

Citas

[1] Luis González, «El periodo formativo», en Daniel Cosío Villegas, et. al., Historia mínima de México, 2ª. Edición, México, El Colegio de México, Centro de Estudios Históricos, 2002, 73-118 p., pp. 97-98.

[2] Ibid., pp. 104-105.

[3] Véase Marco Antonio Anaya Pérez, Rebelión y Revolución en Chalco-Amecameca, Estado de México, 1821-1921, Margarita Carbó (pról.), 2 t., México, Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, Universidad Autónoma de Chapingo,  1997, t.1, pp. 71 y ss.

[4] Cfr. Gastón García Cantú, El socialismo en México, siglo XIX, México, Era, 1969, 515 p., (El hombre y su tiempo), p. 55.

[5] John M. Hart, Los anarquistas mexicanos, 1860-1900, México, Secretaría de Educación pública, 1974, 182 p., (Sepsetentas 121), pp. 55 y ss. Sin embargo Valadés afirma que la revuelta se llevó a cabo en 1969, véase José C. Valadés, El socialismo libertario mexicano, siglo XIX, Paco Ignacio Taibo II (intr. y recopilación), México, Universidad Autónoma de Sinaloa, 1984, 174 p., (Innovación 5), pp. 37 y ss.

[6] Carlos Justo Sierra, Tláhuac, Ramón Aguirre Velázquez (presentación), José Irabién Medina (proemio), México, Departamento del Distrito Federal, Delegación Tláhuac, 1986, 222 p., p. 127.

[7] Serafín Aguilar González en Ibid., p. 129.

[8] Perfecto Ramírez Ruiz, Estanislao Isidro Ramírez Ruiz, México, s. f., versión manuscrita, 2 p., p.1.

[9] Perfecto Ramírez Ruiz, Ing. Estanislao Ramírez Ruiz, 1887-1964, México, versión mecanográfica, 3 p., p. 1.

[10] Este relato subsiste en la tradición oral de Cuitlahuac Ticic (Tláhuac), las palabras citadas son mías, pero una de las personas que mencionó este pasaje fue el profesor Juan Ruiz Ramos, vecino de esta comunidad.

[11] Ing. Estanislao Ramírez Ruiz (1887-1962), México, s. f., versión mecanográfica, p.1.

[12] Sobre la vida de don Faustino Chimalpopoca Galicia sólo hemos podido obtener informes por medio de la tradición oral, mi abuelo: don Domingo Martínez Chavarría me ha mencionado algunos puntos referentes a su vida, también existen algunos libros donde se hace mención de este personaje, pero en general es completamente desconocida su vida. Ya están en elaboración algunos apuntes sobre su vida y obra.

[13] Perfecto Ramírez Ruiz, Ing. Estanislao Ramírez…, p. 1.  Existen contradicciones en nuestras fuentes, pues mientras el hermano de Estanislao menciona que abandonó la preparatoria el profesor Arnulfo Guerra afirma que sí terminó el bachillerato y posteriormente ingresó al Colegio Militar. El documento de este último se encuentra en mi poder.

[14] «Fue recordado Estanislao Ramírez Ruiz, ilustre tlahuaquense, fundador del IP», en Nosotros, Revista de Reflexión y Difusión, México, No. 51, junio del 2002, p. 34.

[15] James D. Cockcroft, Precursores intelectuales de la Revolución Mexicana, (1910-1913), María Eunice Barrales (tr.), Secretaría de Educación Pública, Siglo Veintiuno Editores, 1985, 290 p., p. 195.

[16] Perfecto Ramírez Ruiz, Ing. Estanislao Ramírez…, p. 1.

[17] Información proporcionada por mi abuelo don Domingo Martínez Chavarría, nativo del pueblo de Tláhuac.

[18] Perfecto Ramírez Ruiz, Estanislao Isidro Ramírez…, p. 1. El subrayado es nuestro.

[19] Perfecto Ramírez Ruiz, Ing. Estanislao Ramírez…, p. 1.

[20] Ibid., p. 2.

[21] «Por qué el nombre de Estanislao Ramírez Ruiz al CECyT 3», en Gaceta Politécnica, México, 15 de octubre del 2003, año XXXIX, vol. 7, No. 586, 58-59 p., p. 58.

[22] Perfecto Ramírez Ruiz, Ing. Estanislao Ramírez…, p. 1. También véase Arnulfo Guerra Vicente, Ing. Estanislao Ramírez Ruiz, (1887-1963), México, s. f., versión mecanográfica, 2 p.,  p. 1.

[23] «Por qué el nombre de Estanislao Ramírez Ruiz…», pp. 58-59.

[24] De acuerdo con la señora Consuelo Ramírez Martínez (sobrina del ingeniero Estanislao e hija de don Perfecto Ramírez) el clima de las tierras mexicanas no le era propicio a la esposa de Estanislao. (Tláhuac, 2004)

[25] Perfecto Ramírez Ruiz, Ing. Estanislao Ramírez…, p. 2.

[26] Información proporcionada por doña Consuelo Ramírez Martínez (Tláhuac, 2004).

[27] Perfecto Ramírez Ruiz, Ing. Estanislao Ramírez…, p. 3.

[28] Informantes: profesores Arnulfo Guerra Vicente y Juan Ruiz Ramos.

[29] Perfecto Ramírez Ruiz, Ing. Estanislao Ramírez…, p. 3.

[30] «Fue recordado Estanislao Ramírez Ruiz…», op. cit., p. 34.

[31] Sobre la fecha de fallecimiento también existen discrepancias en nuestras fuentes. Las fechas que se dan son: 1962, 1964, 1963 y 1952. Tenemos la total certeza de que fue en 1962, existen materiales de esa época que lo ubican en este año, además aclaramos este punto con su sobrina doña Consuelo Ramírez y confirmamos que la muerte ocurrió en 1962 tras una serie de cálculos.

[32] Varias son las personas que todavía sostienen este mito, últimamente lo oí del señor Blandino Palacios Calzada, quien está firmemente convencido de ello. No obstante, todo lo que él me hizo favor de transmitirme viene de boca de su padre. Agradecemos, de antemano, su disposición y apoyo.

[33] Entre estas personas están el profesor Juan Ruiz Ramos y el químico Pedro F. Martínez Martínez, el escritor José Tlatelpas Ruiz y el profesor Felipe Herrera Acosta.

[34] Ing. Estanislao Ramírez Ruiz (1887-1962)…,  p.1.

[35] «Por qué el nombre de Estanislao Ramírez Ruiz…», p. 58.

[36] Perfecto Ramírez Ruiz, Ing. Estanislao Ramírez…, p. 3.

[37] Véase Juan Luna Cárdenas, Compendio de gramática náhuatl, México, Uey Tlatekpanaliztli Ikniuhtik Aztekatl, 1939, 52 p.

[38] Paula Gómez Alonzo, Datos comentados sobre Filosofía Nahuatl, México, Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, 1965,  43 p., p. 23.

[39] Ibid., pp. 23-24.

[40] Véase Ibid., p. 37.

[41] Ibid., p. 24.

[42] Para mayores datos acerca de este tema véase Baruc Martínez Kuauhtonal, El último mensaje de Cuauhtemoctzin, México, Kalpulli Tonalli Xoxouhka y Kuitlauak, 10 de enero del 2004, 8 p.

[43] Paula Gómez Alonzo, op. cit., p. 24.

[44] Ibid., pp. 24-25.

[45] Idem.

[46] David Esparza Hidalgo, Cómputo azteca, México, Diana, 1978, 160 p., p. 28.

[47] Eulalia Guzmán, La autenticidad de los restos de Cuauhtémoc, México, In Tlilli in Tlapalli, s. f., 62 p., p. 42.

[48] Aún no hemos podido localizar esta traducción pero seguiremos en este proceso de búsqueda.

[49] Alfonso Quiroz Cuarón, et. al., Ichcateopan la tumba de Cuauhtémoc, héroe supremo de la historia de México, México, Aconcagua, s. f., 62 p.,  p. 23.

[50] Arturo Meza Gutiérrez, Tezcatlipoca, nuestro ser interno, México, Edición del autor, 1997, 45 p., p. 3.

[51] Enrique Del Castillo, La psicotrónica de los mayas, Domingo Martínez Paredes (pról.), 3ª. Edición, México, Orión, 1998, 264 p., pp. 207, 214, 222.

[52] Ignacio Vejar López, Mexikayotl, mexicanidad, México, Universidad Nahuatl, Ediciones Kuauhtli-Mascarones, s. f., 128 p., pp. 6-8.

[53] Paula Gómez Alonzo, op. cit., p. 37.

[54] Baruc Martínez Kuauhtonal, Los sacrificios humanos entre los mexihcah, ¿mito o realidad?, parte I, México, Kalpulli Tonalli Xoxouhka y Kuitlauak, 3 de mayo del 2003, 13 p., p. 11.

[55] Paula Gómez Alonzo, op. cit., p. 32.

[56] José «Tlatelpas» Ruiz, Sobre los «indígenas», Canadá, s. f., versión mecanográfica, 2 p., pp.1-2.

[57] Izkalotzin María del Carmen Nieva López, Mexikayotl, esencia del mexicano, Filosofía Nauatl, México, Orión, 1969, 226 p.

[58] Ibid., p. 157. El subrayado es nuestro.

[59] Mayores referencias en Baruc Martínez Kuauhtonal, El último mensaje de Cuauhtemoctzin…, pp. 2-3.

[60] Tlacatzin Stivalet, “Tlatzaccan Cuauhtemoctzintli itenahuatil”, en Ce-Acatl, Revista de la Cultura de Anáhuac, México, No. 6, 15 de febrero al 11 de marzo de 1991, 10-12 p., p. 11.

[61] Francisco de la Peña Martínez, Los hijos del Sexto Sol, un estudio etnopsicoanalítico del movimiento de la mexicanidad, Marc Augé (prefacio), México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2002, 307 p., p. 90.

[62] Ibid., p. 224.

[63] Tlacatzin Stivalet Corral, Tlamiliztica Cuauhtemoctzintli itenahuatiltzin, Documento de esclarecimiento histórico nacional, México, Anáhuac 2000, 13 de agosto de 2001, 66 p., p. 2.

_____

Bibliografía

Anaya Pérez, Marco Antonio, Rebelión y Revolución en Chalco-Amecameca, Estado de México, 1821-1921,  Margarita Carbó (pról.), 2 t., México, Instituto Nacional de Estudios Históricos de la Revolución Mexicana, Universidad Autónoma de Chapingo,  1997.

Castillo, Enrique del, La psicotrónica de los mayas, Domingo Martínez Paredes (pról.), 3ª. Edición, México, Orión, 1998, 264 p.

Cockcroft, James D., Precursores intelectuales de la Revolución Mexicana, (1910-1913), María Eunice Barrales (tr.), Secretaría de Educación Pública, Siglo Veintiuno Editores, 1985, 290 p.

Esparza Hidalgo, David, Cómputo azteca, México, Diana, 1978, 160 p.

«Fue recordado Estanislao Ramírez Ruiz, ilustre tlahuaquense, fundador del IP», en Nosotros, Revista de Reflexión y Difusión, México, No. 51, junio del 2002, p. 34.

García Cantú, Gastón, El socialismo en México, siglo XIX, México, Era, 1969, 515 p., (El hombre y su tiempo).

Gómez Alonzo, Paula, Datos comentados sobre Filosofía Nahuatl, México, Sociedad Mexicana de Geografía y Estadística, 1965,  43 p.

González, Luis, «El periodo formativo», en Daniel Cosío Villegas, et. al., Historia mínima de México, 2ª. Edición, México, El Colegio de México, Centro de Estudios Históricos, 2002, 73-118 p.

Guerra Vicente, Arnulfo, Ing. Estanislao Ramírez Ruiz, (1887-1963), México, versión mecanográfica, 2 p.

Guzmán, Eulalia, La autenticidad de los restos de Cuauhtémoc, México, In Tlilli in Tlapalli, s. f., 62 p.

Hart, John M., Los anarquistas mexicanos, 1860-1900, México, Secretaría de Educación pública, 1974, 182 p., (Sepsetentas 121).

Ing. Estanislao Ramírez Ruiz (1887-1962), México, s. f., versión mecanográfica, 1 p.

Luna Cárdenas, Juan, Compendio de gramática náhuatl, México, Uey Tlatekpanaliztli Ikniuhtik Aztekatl, 1939, 52 p.

Martínez Kuauhtonal, Baruc, Los sacrificios humanos entre los mexihcah, ¿mito o realidad?, parte I, México, Kalpulli Tonalli Xoxouhka y Kuitlauak, 3 de mayo del 2003, 13 p.

Martínez Kuauhtonal, Baruc, El último mensaje de Cuauhtemoctzin, México, Kalpulli Tonalli Xoxouhka y Kuitlauak, 10 de enero del 2004, 7 p.

Meza Gutiérrez, Arturo, Tezcatlipoca, nuestro ser interno, México, Edición del autor, 1997, 45 p.

Nieva López, Izkalotzin María del Carmen, Mexikayotl, esencia del mexicano, Filosofía Nauatl, México, Orión, 1969, 226 p.

Peña Martínez, Francisco de la, Los hijos del Sexto Sol, un estudio etnopsicoanalítico del movimiento de la mexicanidad, Marc Augé (prefacio), México, Consejo Nacional para la Cultura y las Artes, Instituto Nacional de Antropología e Historia, 2002, 307 p.

«Por qué el nombre de Estanislao Ramírez Ruiz al CECyT 3», en Gaceta Politécnica, México, 15 de octubre del 2003, año XXXIX, vol. 7, No. 586, 58-59 p.

Quiroz Cuarón, Alfonso, et. al., Ichcateopan la tumba de Cuauhtémoc, héroe supremo de la historia de México, México, Aconcagua, s. f., 62 p.

Ramírez Ruiz, Perfecto, Estanislao Isidro Ramírez Ruiz, México, s. f., versión manuscrita, 2 p.

Ramírez Ruiz, Perfecto, Ing. Estanislao Ramírez Ruiz, 1887-1964, México, versión mecanográfica, 3 p.

Ruiz, José «Tlatelpas», Sobre los «indígenas», Canadá, s. f., versión mecanográfica, 2 p.

Sierra, Carlos Justo, Tláhuac, Ramón Aguirre Velázquez (presentación, José Irabién Medina (proemio), México, Departamento del Distrito Federal, Delegación Tláhuac, 1986, 222 p.

Stivalet, Tlacatzin, «Tlatzaccan Cuauhtemoctzintli itenahuatil», en Ce-Acatl, Revista de la Cultura de Anáhuac, México, No. 6, 15 de febrero al 11 de marzo de 1991, 10-12 p.

Stivalet Corral, Tlacatzin, Tlamiliztica Cuauhtemoctzintli itenahuatiltzin, Documento de esclarecimiento histórico nacional, México, Anáhuac 2000, 13 de agosto de 2001, 66 p.

Valadés, José C., El socialismo libertario mexicano, siglo XIX, Paco Ignacio Taibo II (intr. y recopilación), México, Universidad Autónoma de Sinaloa, 1984, 174 p., (Innovación 5).

Vejar López, Ignacio, Mexikayotl, mexicanidad, México, Universidad Nahuatl, Ediciones Kuauhtli-Mascarones, s. f., 128 p.

_____

Fuentes orales

Señor Domingo Martínez Chavarría (†). Campesino nativo del pueblo de Tláhuac y representante de la cultura autóctona de este lugar.

Señora Consuelo Ramírez Martínez. Sobrina del ingeniero Estanislao Ramírez Ruiz, hija de don Perfecto Ramírez.

Felipe Herrera Acosta. Profesor e investigador de la historia de Tláhuac y de la vida del ingeniero Estanislao Ramírez.

Químico Pedro F. Martínez Martínez (†). Alumno del ingeniero Estanislao y promotor de su obra científica.

Señor Blandino Palacios Calzada. Habitante nativo del pueblo de Tláhuac y quien sostiene que Estanislao fue un traidor.

Profesor Arnulfo Guerra Vicente. Profesor normalista, primer biógrafo del ingeniero Ramírez Ruiz.

Profesor Juan Ruiz Ramos. Profesor normalista, investiga algunos aspectos de Tláhuac y de la vida de Estanislao.

_____

Fotografía principal: La Vocacional 3 «Estanislao Ramírez Ruiz» del IPN en la década de los setenta, cuando se encontraba en el Casco de Santo Tomás, para 1999 se mudó al municipio de Ecatepec; hoy aquí está el Centro Interdisciplinario de Ciencias de la Salud Foto: Colección Villasana-Torres

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: