«Una historia muy monita» se desarrolló de 1930 a 1970

En el Museo de Historia Mexicana en Paseo Santa Lucía, frente a la Macroplaza, se presenta la exposición sobre la historieta

«Una historia muy monita» es el título de la exposición que presenta el Museo de Historia Mexicana de Monterrey, dedicada a la historieta mexicana que tuvo una gran época de 1930 a 1970.

La caricatura nació a la par que la prensa escrita, que en principio se reproducía a través de la litografía. En México, las primeras caricaturas aparecieron en la revista Iris en 1826 y se trataba de una alegoría a la tiranía.

A través del siglo XIX, las tiras cómicas estuvieron dedicadas a la sátira política y a la crítica de las costumbres, y existían algunos casos de historias secuenciadas como el «Cuadro histórico del General Santa Anna» de 1856, que relata de manera irónica la historia de Santa Anna en momentos decisivos de la historia.

En los años veinte del siglo pasado, el periódico El Universal convocó a un concurso de historietas de donde surgieron tiras como Mamerto y sus conocencias –obra de Jesús Acosta en los textos y Hugo Tilghmann en las ilustraciones–, El señor Pestaña –creada por Andrés Audiffred e Hipólito Zendejas–, Chupamirto –de Jesús Acosta–, entre otras, que tendrán gran éxito en la prensa dominical.

En 1934 nació Pepín, publicación que fue el origen de las revistas de monitos, como se les empezó a llamar, y de donde habrían de surgir muchas de las historietas que a la postre se convertirían en grandes éxitos. A la par, surgieron Paquín (1934), Paquito (1935), Chamaco (1936), entre otras, que se convertirían en un fenómeno cultural que llevará a la lectura a millones de mexicanos que no tenían acceso a los libros. Estas publicaciones también dieron nacimiento a las grandes industrias editoriales.

Germán Butze (1912-1974), considerado como «el más dotado narrador de la historieta mexicana», es el creador de esta serie que forma parte de las más emblemáticas revistas de nuestro país. Los Supersabios nacieron el 27 de enero de 1936 en el periódico Novedades y de ahí pasaron a la revista Chamaco. Antes de aparecer en formato independiente, Los Supersabios apareció en distintas publicaciones: en Mujeres y deportes, luego en Pepín, hasta regresar a Chamaco de donde se independizaría en una edición en pequeño formato y con una periodicidad quincenal.

18816071_10208906408088795_72306632_n

Los Supersabios

Los Supersabios cuentan las aventuras de dos modernos jóvenes científicos que combinan el humor y retratan el carácter urbano, así como a la clase media mexicana, que abandonaba el campo y se trasladaba a la ciudad.

La historieta de Santo, el enmascarado de plata tenía como protagonista al luchador que se dedicaba a luchar por la justicia; la revista apareció primero en 1952 como una edición semanal, pero debido al éxito apareció tres veces por semana, publicándose hasta 1958 y llegando a tirar un millón de ejemplares a la semana.

José G. Cruz fue pionero en el género del fotomontaje, una combinación de dibujos con fotografías mediante el cual lograba tener listos los cómics en menos tiempo.

Creación del humorista gráfico Gabriel Vargas (1915-2010), La Familia Burrón nació en 1948, dentro de las páginas de Pepín, con el título El Señor Burrón o Vida de perro, fue una de las más expresivas crónicas gráficas que reflejó la vida mexicana, un fenómeno que llegó a imprimir medio millón de ejemplares semanalmente y que cerró su ciclo el 26 de agosto de 2009, luego de 61 años de vida.

Tras fallidas propuestas para llevar al cine la historia de Chanoc, Angel Martín de Lucenay, su autor, decidió probar suerte con una historieta que fue acogida de inmediato y entregada al dibujante Ángel Mora (1925) para darle vida a los personajes.

Considerado como un Tarzán mexicano, Chanoc comenzó a publicarse el 15 de octubre de 1959 y perduró veinte años en el gusto del público mexicano. Su éxito fue tal que se filmaron ocho películas del personaje entre 1967 y 1981.

Kalimán inició como una radio novela seriada el 16 de septiembre de 1963 por Radio Cadena Nacional SA, bajo la dirección de Rafael Cutberto Navarro Huerta, que también produjo la serie. Dos años después se publicó la primera historieta que salió a la venta en noviembre y se vendió semanalmente durante 26 años, a lo largo de 1351 números consecutivos.

18788307_10208906409488830_1756420867_n

Rolando el Rabioso

Completamente ajeno a la temática de la mayoría de las otras historietas, este superhéroe, creado por Modesto Vázquez González, es descendiente de una antigua civilización, mientras su compañero de aventuras, un jovencito llamado Solín es descendiente de faraones egipcios. Sus historias tienen que ver con el misterio y la sabiduría en una suerte de mezcla de frases y hechos mágicos, de antiguas y enigmáticas civilizaciones.

Creado en 1939 por Gaspar Bolaños Villaseñor (1908-1974), Rolando el Rabioso se publicó en la historieta Chamaco chico; diez años después apareció en Chamaco, como una historia seria, pero no resistió mucho. Será cinco años después, cuando emergió el semanario que desde su origen sorprendió por su originalidad temática, su sentido del humor nacional y el dibujo espléndido, con trazos de enorme calidad.

18787972_10208906408568807_1316543640_n

Memín Pinguín

Memín Pinguín es un entrañable personaje que nació en 1943, incluida dentro de la revista Pepín. Ese primer Memín, que tenía como título original Almas de niño, fue concebido originalmente por la escritora Yolanda Vargas Dulché (1926-1999) y dibujado por Alberto Cabrera, pero no logró tener mayor notoriedad y el personaje desapareció de la revista.

Tras de consolidar un emporio editorial con su esposo Guillermo de la Parra, la escritora decidió revivir al personaje en 1963. En esta nueva etapa, Memín, quien fue bautizado con ese nombre en alusión al diminutivo de Guillermo, esposo de la escritora, y Pinguín porque era un travieso, un pingo, un diablillo, fue dibujado por Sixto Valencia (1934-2015), logrando un éxito arrollador.

Realizados por Eduardo del Río (1934), mejor conocido como Rius, Los Supermachos es una historieta que logró romper y cuestionar la represión y el control político existente en los años sesenta. A diferencias de las otras publicaciones contenía un sentido político bien definido.

El nombre de Los Supermachos fue una variante de dos de las historietas más populares: Los Supersabios, de Germán Butze y Los Superlocos, original de Gabriel Vargas. La primera época de esta tira fue de 97 números. Los héroes eran Juan Calzontzin y Chon Prieto, quien a la manera de Don Quijote y Sancho Panza confrontaba a los malosos.

Tras de perder un pleito por los derechos de sus personajes, Rius decidió fundar una nueva revista: Los Agachados, de donde se desprendería posteriormente la gran producción editorial del autor. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: