Joven talento del karate do de Tláhuac compite sin apoyos

Como es costumbre en un país donde importa más atiborrar de recursos a los partidos políticos, el propio deportista sufraga sus gastos

El viacrucis que debe seguir todo deportista de alto rendimiento en el país para alcanzar un nivel que le permita triunfar en competiciones internacionales, lo ha vivido el joven talento del karate do Valentín Martínez Bocanegra, de 18 años de edad, estudiante del sexto semestre en la Vocacional 9 del Instituto Politécnico Nacional y originario de Santiago Zapotitlán, en la delegación Tláhuac.

Hace unos días Valentín formó parte de la delegación mexicana que participó en el Campeonato Centroamericano de Karate Do, en la modalidad de kata, categoría Sub 21, que se llevó a cabo en Caracas, Venezuela, pero como es costumbre en un país donde importa más atiborrar de recursos a los partidos políticos que atender los requerimientos de los deportistas, él tuvo, al igual que todos sus demás compañeros, que costearse su traslado a Venezuela.

18470991_10208778669055399_1915938996_n

Durante el campeonato celebrado en Caracas

Durante una plática en las oficinas de Nosotros, dijo que la Federación Mexicana de Karate y Artes Marciales Afines no brinda ningún apoyo a sus deportistas, por lo que cuando uno de ellos se gana su derecho a asistir a un campeonato internacional como el de Caracas, tiene que costearse el traslado y sus viáticos.

Renuente a entrar en detalles acerca de cómo se las gastan los directivos de esa federación, aun así pudimos saber que lo único que hacen los de pantalón largo es fungir como agencia de viajes, en el sentido de que establecen dos paquetes para los deportistas, uno con valor de 30 mil pesos y otro con costo de 25 mil, que incluye boleto de avión ida y vuelta, hospedaje y el desayuno.

«Nos dijeron que aparte lleváramos 350 dólares para pagar nuestras demás comidas», dijo Valentín, quien está a un paso solamente de pasar a la categoría mayor en la modalidad de kata, la cual consiste en una serie de movimientos de defensa y ataque en el que se simula un combate, o kumite, que es la otra modalidad, y donde ya se efectúa un combate libre entre los competidores.

Valentín 1

Delegación de deportistas mexicanos en Caracas, Valentín Martínez a la derecha

La delegación mexicana que fue a Venezuela estuvo compuesta por 72 karatecas, los cuales estuvieron en la misma situación de pagar 35 o 25 mil pesos a la Federación para costearse su traslado. En el Campeonato Centroamericano y del Caribe participaron nueve delegaciones, y entre los contingentes más fuertes estuvieron Venezuela, Colombia, República Dominicana, así como México, refirió Valentín.

El karateca de Zapotitlán quedó ubicado en quinto lugar. «Perdí la ronda con el venezolano que salió campeón de la competencia por un marcador de 3 puntos a 2, y como por reglamento él llegó a la final, por esa situación me jaló a la repesca para disputar la medalla de bronce. En esa ronda gané mi primer combate, pero el segundo lo perdí con el representante de República Dominicana 3-2», indicó.

Martínez Bocanegra aceptó que «es muy triste» la situación que deben enfrentar los karatecas al no contar con apoyo económicos por parte de la federación. A lo más que llegaron fue escuchar la promesa de un directivo de la Comisión Nacional de Cultura Física y Deporte (Conade) de que «más adelante» les iban a reembolsar «algo» del dinero que habían gastado, debido a que «ahorita no había recurso».

Lo anterior suena a burla tras de que en los pasados Juegos Olímpicos el director de la Conade, Alfredo Castillo Cervantes, viajó a Río acompañado de su novia.

¿No hay otras instancias a las que pudiste pedirle apoyos?, se le preguntó.

«Sí, estuve pidiendo apoyos a mi institución, el Politécnico –dijo–, pero ahí me dijeron que no, que porque no iba representando al Politécnico, sino a la Ciudad de México. Reconocieron que era alumno, pero que no les incumbía, la verdad, apoyarme. De hecho hablé con el director general de deportes del Poli, José Cartas Orozco, y él fue quien me dijo que no. Todavía la gente de mi escuela fue la que me canalizó a Zacatenco, donde la gente de la Dirección General de Educación Media Superior estuvo buscando la forma en que me apoyara el Politécnico, pero cuando se llegó digamos a la instancia más alta no hicieron nada».

¿Y por qué entonces no te apoyó el gobierno de la Ciudad de México si finalmente ibas representándolo?

«Me dijeron que no, que por no ser unos juegos no me podían apoyar, que yo iba a un campeonato. La diferencia es que si se trata de unos juegos, pues estos son como los olímpicos porque están incluidos todos los deportes, y en un campeonato únicamente es de una especialidad».

La cuestión es ponerle trabas al deportista, dijimos…

«Sí, mil trabas».

Y fuera de lo deportivo, ¿cómo les fue en Caracas con la situación que ahí se vive?

«Estuvo muy complicada, de hecho cuando llegamos a Venezuela tuvimos que salir escoltados del aeropuerto por la puerta trasera, nos recomendaron mucho que no mostráramos teléfonos celulares ni audífonos ni nada que pudiera ponernos en riesgo de sufrir un asalto. De ahí nos llevaron al hotel y de ahí ya no salimos a la ciudad, todo el tiempo, los seis días, estuvimos en el hotel, que fue la sede del campeonato, así que para nada salimos. No nos dejaron salir, había gente del comité organizador que nos llevaba las cosas, nos acercaba todo, porque querían evitar que tuviéramos contacto con el exterior. Y más porque en la semana en que estuvimos en Venezuela sucedió lo del autogolpe de Estado, esa fue la situación negativa que nos tocó vivir. Platicando con gente venezolana nos dimos cuenta de que ahí se vive una situación muy triste».

¿Desde cuándo comenzaste a practicar el karate do?

«Desde los ocho años… Empecé a competir por mi escuela que estaba afiliada a la Asociación de Karate do de la Ciudad de México. Porque para llegar a un campeonato panamericano tienes que pasar por distintos niveles, el primero es la competencia distrital, tu asociación o club tiene que estar afiliado a la asociación estatal y el primer paso es ser campeón en la Ciudad de México, llevo seis años consecutivos siendo campeón de la Ciudad. Posteriormente ya entra la fase nacional, llevo siete años compitiendo en campeonatos nacionales y el último Campeonato Nacional fue el pasado febrero donde me clasifiqué para el Campeonato Centroamericano, quedé en primer lugar»

18448098_10208778669735416_2138223421_n

Valentín acompañado de sus padres

¿Quién te apoya en tu preparación?

«Mis papás…» (Valentín Martínez y Rosa Isela Bocanegra, quienes lo acompañaron en la plática.)

¿No pediste apoyo a delegación Tláhuac?

«No porque ya cambió la modalidad en la Ciudad de México, antes eran ligas delegacionales y éstas estaban en contacto con la federación estatal, pero ya cambiaron los estatutos, ya es la federación directamente la que se encarga de los entrenamientos y la federación ya no tiene nada que ver».

¿Dónde entrenas?

«Con mi papá, en el gimnasio Karate Do Zapotitlán, que está ubicado cerca del Metro Nopalera, entre el Pollo Feliz y esa estación. Tenemos el respaldo oficial de la Asociación de Karate de la Ciudad de México y, en automático, tienes el aval de la Asociación Mexicana de Karate Do».

¿Cómo distribuyes tus horarios?

«Estudio de lunes a viernes de 7 a 14 o 15 horas y entreno de una primera sesión físico atlético de tres de la tarde a cinco y media, y después a las 18:30 o 19 horas hago la segunda sesión y hasta las 21 horas de lunes a sábado… Y con respecto a la escuela por la cuestión de cursos para mi ingreso al nivel superior también ocupo los domingos, tengo que estar yendo a la escuela de ocho de la mañana a dos de la tarde».

¿Qué expectativas tienes en un país donde la juventud y el deporte –como la ciencia y la cultura– es lo que menos le importa a los gobernantes?

«Demostrar que a pesar de las condiciones se puede competir y salir adelante, que podemos llevar a nuestro país a lo más alto de un podio. Todo es posible, a pesar de las piedras que le ponen a uno en el camino se puede salir adelante para llegar a la meta, siempre y cuando uno se lo proponga».

Por lo pronto, ya sabes que tienes que representar al Politécnico y no a la Ciudad?

«Sí, me voy a integrar de lleno al Politécnico porque ya en nivel superior me esperan otro tipo de competencias, como la Universiada Nacional, para lo cual hay un filtro muy fuerte, y que actualmente se está llevando a cabo en la Universidad Autónoma de Nuevo León».

¿Cuántos más como tú se encuentran en la delegación Tláhuac?

«Aproximadamente 50 deportistas, de los cuales unos 10 son de alto rendimiento, de muy buen nivel competitivo. Pero están en la misma situación que yo de no tener ningún apoyo de organismos deportivos».

Por lo pronto, Valentín Martínez Bocanegra adelantó que su próxima competición deportiva tendrá lugar en el mes de agosto, cuando deba trasladarse a Buenos Aires, Argentina. Aunque aún no sabe en cuánto le van a vender el paquete los de la Federación de Karate y Artes Marciales Afines. ♦

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: